Actualizado 31/05/2007 18:58 CET

RSC.- Organizaciones sindicales de Guinea Conakry adoptan una 'hoja de ruta sobre' sobre la situación del país

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Sindicatos y miembros de la sociedad civil de Guinea Conakry cuentan desde la semana pasada con una 'hoja de ruta' que recoge sus reivindicaciones en asuntos relacionados con el desarrollo económico y social, la gobernanza y las instituciones y los Derechos Humanos.

Este documento se adoptó en la 'Conferencia Sindical Internacional para la Promoción del Desarrollo Sostenible' que organizaron la semana pasada en el país africano los cuatro principales sindicatos del país: la CNTG, la USTG, la ONSGL y la UDTG. El evento también contó con respaldo de la Confederación Sindical Internacional (CSI), que representa a 168 millones de trabajadores en 153 países, y las organizaciones regionales ODSTA y ORAF.

La Conferencia contó con la participación de más de 180 personas procedentes del movimiento sindical mundial así como representantes de la sociedad civil guineana en el exterior y mandatarios del Gobierno. Para el secretario general de la CSI, Guy Ryder, "las medidas que se tomarán en esta 'hoja de ruta' son responsabilidad de los guineanos pero también de la comunidad internacional, que debe participar activamente".

Esta gran cita entre organizaciones sindicales es el resultado de un año de movilizaciones y denuncias por parte de los trabajadores guineanos. El pasado 2 de enero, la Intercentral --que agrupa a la CNTG y la USTG-- convocó una huelga general por tiempo indeterminado en protesta por la liberación por parte del presidente de Guinea, Lansana Conté, de dos representantes del sector privado acusados de malversación de fondos.

Pese a que existió un gran seguimiento por parte de los trabajadores, se produjeron represiones violentas sobre los dirigentes sindicales Rabiatou Diallo, de la CNTG, Ibrahim Fofana, de la USTG, y Yamadou Toure, de la ONSLG, para que suspendieran el paro de actividades.

Por otra parte, el pasado 27 de enero, el presidente Conté aceptó reunirse con los sindicatos. Estos encuentros desembocaron en un protocolo de Acuerdo estipulando la instauración de un gobierno que gozara de amplio consenso, la separación de poderes, una protección de los Derechos Humanos y reivindicaciones de orden socioeconómico.

Sin embargo, el 9 de febrero se reanudó la huelga general ya que para el cargo de Primer Ministro se designó a la persona que había sido la mano derecha del presidente guineano. Una vez reanudada la huelga se produjo una nueva oleada de represión y se declaró estado de sitio. Los sindicatos estiman que entre los meses de enero y febrero fueron asesinadas más de 129 personas y hubo 1.700 heridos.

Hasta el momento la situación se ha tranquilizado gracias a la designación como Primer Ministro de Lansana Kouyate, propuesto por las organizaciones sindicales, que llega al poder precedido de un amplio consenso.

En este sentido, el secretario general de la CSI, Guy Ryder, afirmó que "la Conferencia para la Reconstrucción y la Reconciliación Nacionales hace que los guineanos abriguen verdaderas esperanzas para las elecciones de finales de 2007".

Sin embargo, el período de transición que vive el país hace pensar que "todavía queda muchísimo por hacer hasta llegar a mejorar la situación social", afirmó Ryder. "El desafío de la consolidación de la democracia está a la altura de las esperanzas", concluyó.