Publicado 17/12/2020 18:08CET

Brexit.- Astic teme que los camiones europeos no puedan circular el 1 de enero por Reino Unido

Descarga de un camión de material
Descarga de un camión de material - Jesús Hellín - Europa Press - Archivo

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic) ha alertado de que, a dos semanas de la fecha límite del Brexit (el 1 de enero de 2021), los transportistas de mercancías por carretera aún no tienen asegurado si podrán circular por el Reino Unido, ya que las licencias comunitarias que les autorizan a operar en las carreteras de toda la Unión Europea dejarían de ser válidas en territorio británico en esa fecha.

En un comunicado emitido este jueves, Astic ha indicado que el Consejo y Parlamento europeos están tramitando un proyecto de reglamento de emergencia propuesto por la Comisión el 10 de diciembre, cuya aprobación está sujeta a reciprocidad por parte del Gobierno de Boris Johnson para que los camiones de la Unión Europea puedan pasar y circular en suelo británico y los del Reino Unido por el continental. Esta situación podría afectar a más de 10.000 camiones al día que proveen productos a Reino Unido desde Europa.

"Tenemos el miedo de no poder circular el 1 de enero por Reino Unido", ha manifestado el director general de Astic, Ramón Valdivia.

Por otra parte, la asociación ha resaltado que esta falta de planificación y escenario de incertidumbre perjudican al tejido empresarial de cara a sus clientes y, en definitiva, a sus cuentas de resultados.

"No hay ya tiempo para ensayar un plan B en caso de que no se alcance un acuerdo; esta medida de urgencia llega tarde. No es de recibo que a estas alturas las empresas de transporte no sepan si van a poder cumplir el servicio a sus clientes, exportadores e importadores", ha apostillado Valdivia.

La patronal del transporte internacional por carretera ha indicado que el escenario reciente de colas kilométricas y largas horas de espera en los pasos fronterizos de Dover y Calais, debido a la multiplicación de pedidos de las empresas británicas ante la amenaza de aranceles y probable desabastecimiento, no es más que el "aperitivo" de lo que puede ocurrir a partir de enero.

Astic estima que se necesitarán unos 30.000 aduaneros extras para gestionar los millones de trámites arancelarios en las zonas de paso que ahora no se realizan pero que se harán a partir del año que viene.

Ramón Valdivia ha recordado que la falta de aduanas con Reino Unido se remonta a varias décadas "y no queda ni recuerdo de los trámite que ello conlleva".

"Hay un incremento en la demanda de los importadores derivado de que saben que a partir del 1 de enero habrá aranceles sobre productos que ahora mismo no los tienen y, por tanto, tendrán incrementos de precio y están acopiando anticipadamente para salvarlos, y también porque tienen temor de que haya desabastecimientos si no se soluciona el problema de con qué permiso van a circular los camiones de la Unión Europea dentro del territorio británico y los camiones británicos dentro de la Unión Europea", ha agregado Valdivia.

Ante esta previsión, Astic ha apuntado que ya hay países que han empezado a poner soluciones como Francia, Bélgica y Holanda, con unos sistemas informáticos que automatizarán los controles fronterizos para los camiones, pero ve necesaria una coordinación conjunta y no independiente de cada país. Asimismo, la asociación ha solicitado, junto con la Organización Internacional del Transporte por Carretera (IRU), que se establezcan corredores verdes para los vehículos pesados dotados de carnet TIR.

Por último, los transportistas han recordado que el carácter estratégico y vital del transporte internacional de mercancías por carretera para la economía española, en la cual el peso del sector exterior ha experimentado "un enorme empuje" desde hace algo más de una década en el comercio exterior.

Reino Unido es el cuarto destino europeo de los camiones españoles junto con Italia, tras Francia, Alemania y Benelux.

"Tanto para los exportadores españoles como para nuestras empresas que les dan servicio es vital que se dé término a la inseguridad jurídica que está poniendo en peligro la continuidad de las relaciones comerciales y, con ello, miles de puestos de trabajo de nuestro país", ha concluido Astic.

Para leer más