Dos investigados por cazar en un lugar protegido en un bosque de Beade (Ourense)

Publicado 15/02/2019 17:15:18CET

OURENSE, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Ourense ha imputado a principios del mes de febrero a dos vecinos de Tomiño y Carballeda de Avia como presuntos autores de un delito de falsedad documental y varias denuncias por infracciones a la ley de caza, como cazar en un lugar protegido, abandono de vainas percutidas en el monte y falsear datos.

La denominada 'Operación Arduinna', ha informado el Instituto Armado, se inició en octubre de 2018 tras tener conocimiento a través de una denuncia interpuesta en la Guardia Civil por la Asociación sin ánimo de lucro Bosque de Ridimoas de que el día 28 de febrero varios cazadores celebraron una batida en el Bosque de Ridimoas, en Beade, pese a ser un lugar protegido.

El Seprona de la Guardia Civil, en colaboración con el Servicio de Conservación de la Naturaleza de la Delegación Territorial de Medio Ambiente de Ourense, ha constatado que los cazadores "situaron varios puestos de caza en terrenos donde estaba prohibido cazar" y en las comunicaciones oficiales remitidas al servicio de conservación "declararon solo la caza de un jabalí, falseando los datos, puesto que se pudo comprobar que habían abatido seis".

Además, han explicado las mismas fuentes, se realizó una inspección en el terreno y fueron hallados 13 cartuchos percutidos de rifle siete milímetros en los terrenos donde se prohíbe el ejercicio de la caza.

Asimismo, tras comprobar las compras de cartuchería para armas de caza mayor entre los participantes en la batida, "se identifica al cazador que realizó estos disparos", ha asegurado la Benemérita.

La Guardia Civil ha aclarado que la batida de caza mayor "contaba con autorización para una zona limítrofe con el Bosque Ridimoas".

Para leer más