Actualizado 28/04/2018 11:08 CET

Los incendios entre zonas urbanas y rurales se duplicaron en 2017 frente a la última década

Incendio de As Neves en octubre de 2017
EUROPA PRESS - Archivo

   Las 11.000 hectáreas de eucaliptos y pinos quemadas son cinco veces más que las de caducifolias, según un informe de Estudos do Territorio

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Los incendios entre zonas urbanas y rurales, de tipo interfaz, se duplicaron en 2017 hasta suponer el 4,56% del total frente a la media de la última década (del 2%).

   Así se recoge en el informe del Instituto de Estudos do Territorio --dependiente de la Consellería de Medio Ambiente-- hecho llegar a la comisión de estudio de incendios, al que ha tenido acceso Europa Press.

   Este informe llama la atención sobre el crecimiento de los fuegos en espacios "rururbanos", lo que muestra "la proximidad de los incendios a las áreas habitadas", en una problemática marcada por la estructura del territorio en Galicia, la despoblación y el abandono.

   La nueva tipología de incendios y su afectación entre lo urbano y lo rural, con el consecuente riesgo para las viviendas y personas, provoca dificultades para actuar en su extinción. Este fue uno de los puntos tratados a lo largo de las intervenciones de expertos en la comisión de incendios --cuya ponencia fue constituida el pasado viernes para tener listas las conclusiones antes de junio--.

   Precisamente, en esa comisión la directora del Instituto de Estudos do Territorio, Inés Santé, reclamó que la planificación del crecimiento urbano tenga en cuenta factores como la proximidad del monte y la dirección de los vientos, de forma que es preciso integrar la prevención de incendios en las políticas de ordenación territorial.

EUCALIPTOS Y PINOS ARDIERON CINCO VECES MÁS QUE CADUCIFOLIAS

   El año 2017 estuvo marcado por la ola de incendios de mediados de octubre, que quemó casi 50.000 hectáreas, en un ejercicio en el que ardieron en su conjunto más de 61.000 hectáreas --de las cuales 35.000 son de superficie forestal--.

   De esa superficie forestal, en Galicia ardieron más de 11.000 hectáreas de eucaliptos (casi 5.000 hectáreas) y pinos (6.275 hectáras) en 2017, lo que supone cinco veces que las 2.000 hectáreas quemadas de frondosas caducifolias.

   En Galicia existen unas 310.000 hectáreas de eucaliptos, unas 434.000 de coníferas (pinos) y unas 415.000 de frondosas caducifolias. Es decir, los eucaliptos y pinos ocupan el doble de superficie que las caducifolias, pero ardieron cinco veces más.

   Con todo, la principal superficie afectada por los incendios en Galicia el año pasado fue la de matorrales, pues supone el 47,5% del total quemado.

CASI 7.5000 HECTÁREAS QUEMADAS EN ÁREAS DE INTERÉS PAISAJÍSTICO

   Asimismo, en Galicia durante los incendios de 2017 hubo casi 7.500 hectáreas correspondientes a áreas de especial interés paisajístico (AEIP), según figura en este informe de más de 40 páginas.

   En concreto, las mayores superficies en este ámbito quemadas fueron las 2.007 hectáreas de la sierra de O Xurés, más de 1.650 hectáreas en Os Ancares, seguida de los 825 hectáreas de la sierra de O Galiñeiro y 713 hectáreas de Pena Corneira.

   Por porcentaje quemado, los más afectados fueron el Castro de Troña (84,5%) y el Monte San Nomedio (89%). También los incendios dañaron a 16 miradores del paisaje.

AFECTACIÓN A CAMINOS DE SANTIAGO

   En lo tocante a los Caminos de Santiago, en este estudio se recoge que la incidencia de los fuegos en 2017 fue en 2,33 kilómetros, principalmente localizados en la ruta de la Vía da Prata.

   A lo largo de la década entre 2006 y 2016, en total se vieron afectados por fuegos casi 36 kilómetros de rutas jacobeas, lo que supone el 2,2% de la longitud de los caminos.

   Respecto a los elementos catalogados en los planes generales de ordenación (PGOM) y de patrimonio cultural, se vieron afectados 441 en Galicia en 2017.

Para leer más