El vidente acusado de abusar sexualmente de dos menores en Vigo achaca la demanda a una "venganza"

Actualizado 09/07/2019 16:41:01 CET
El acusado durante la vista, celebrada este martes en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo
El acusado durante la vista, celebrada este martes en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en VigoEUROPA PRESS

   VIGO, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El hombre que ejercía como vidente y al que se acusa de abusar sexualmente de dos menores en Vigo en 2016 ha achacado la interposición de la demanda a una "venganza" por parte de la madre de una de las niñas y ha abandonado la sala durante la vista, celebrada este martes en la ciudad, al alegar que se encontraba indispuesto.

   Durante la vista, que se ha celebrado este martes en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en la ciudad olívica, se ha juzgado a este hombre por supuestos abusos sexuales cometidos durante 2016.

   Según han sostenido ambas partes, conoció a una menor mediante su madre y, a partir de ella, a su amiga. Además, se le acusaba de haber pagado a las niñas a cambio de fotografías de contenido sexual.

   El Ministerio Público ha solicitado 12 años de prisión por abusos sexuales continuados y dos por tenencia ilícita de armas prohibidas debido a que se encontró un bastón pistola en su oficina cuando se revisó, además de 12 años de libertad vigilada y diez de inhabilitación para profesiones que conlleven un contacto regular y directo con menores de edad.

   En el juicio, el acusado ha asegurado que mantenía una relación sentimental con la madre de la primera menor y que fue a través de ella cómo conoció a la niña, quien, a su vez, le presentó a su amiga. Así, ha señalado que, un día, sorprendió a la madre con otra persona en su vehículo, por lo que dejó de prestárselo, así como que, poco después la madre interpuso la denuncia que ha derivado en el juicio como "venganza".

   No obstante, ha negado que la menor estuviese alguna vez a solas en su oficina, donde ejercía como vidente, o en su casa, donde supuestamente tuvieron lugar los abusos sexuales tras los que le entregó dinero. El acusado también ha reconocido que acompañó a esta mujer y a su hija a una agencia de modelos, aunque negó haberle pedido fotografías a la niña para recomendarla a personas relacionadas con el sector.

   En cuanto a su relación con la otra menor, ha confirmado que la conoció debido a que era amiga de esta niña. Sin embargo, ha insistido en que solo la vio una vez, cuando trasladó a ambas a una actividad extraescolar en el barrio de Bouzas.

MADRES DE LAS VÍCTIMAS

   Por su parte, la madre de la primera menor ha explicado que denunció los hechos en noviembre de 2016 después de encontrar una conversación de contenido sexual con el acusado, con el que mantenía una relación de amistad "desde hacía seis o siete meses", en el móvil de su hija.

   Además, ha insistido en que este hombre la había ayudado económicamente en varias ocasiones de un modo desinteresado. También ha detallado que su hija comenzó a estar a solas con él cuando, al comenzar ese año a estudiar en un centro alejado de su domicilio, él se ofreció a trasladarla a sus clases y actividades extraescolares.

   Mientras, la madre de la segunda menor ha explicado que su hija conoció al acusado como el "abuelo" de su amiga. Esta mujer desconfiaba de este hombre, por lo que se reunió con la madre de la otra niña y, al día siguiente, fue contactada por la Policía para informarle de que se había interpuesto una denuncia contra él.

   La madre de la segunda niña ha detallado que, justo cuando recibió la llamada de los agentes, su hija se disponía a encontrarse con el acusado y que, al explicarle lo ocurrido, la menor reconoció los hechos. Así, ha afirmado que su hija le explicó que él siempre le insistía en que era la única persona en la que debía confiar y en que "borrase" los registros de llamadas, así como que le ofrecía "porros" y "dinero" cuando estaba con él.

   Durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia, también han comparecido las menores, aunque a puerta cerrada.

Contador