22 de febrero de 2020
 

(AMP.) Los buzos logran sumergirse hasta el barco, a 30 metros, pero no pueden acceder al interior

Publicado 11/03/2014 15:06:13CET
Lugar del naufragio, frente al Cabo Peñas
SOUTO

El cadáver del cocinero del buque ya ha sido trasladado a Muros y familiares de los otros dos gallegos desaparecidos están en Avilés

AVILÉS/OVIEDO, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El equipo de buzos de Salvamento Marítimo ha logrado sumergirse en el mar Cantábrico y han descendido los 30 metros que separan el buque 'Santa Ana' de la superficie del agua, pero no han podido entrar en el interior por la escasa visibilidad. En las próximas horas podría realizarse un nuevo intento de inmersión, en función de lo que evalúen los buzos, ha dicho Licinio Alonso, capitán marítimo de Avilés.

Los buzos no han visto siquiera el casco ni han podido confirmar que alguno de los seis marineros desaparecidos tras el hundimiento del 'Santa Ana', dos de ellos gallegos, estuviese en su interior. "Han conseguido aproximarse al casco, pero se han vuelto atrás porque la visibilidad es nula totalmente. Es positivo porque es el segundo intento, el del pasado lunes fue en peores condiciones. Se va avanzando y evaluando", ha explicado Alonso.

Además de la escasa visibilidad las condiciones del propio buque son peligrosas para los buzos. "El barco está en posición vertical pero no se mueve no transversalmente, sino con un movimiento de oscilamiento, como de peonza", ha dicho el capitán marítimo de Avilés.

LOS FALLECIDOS, CAMINO DE CASA

Por otra parte, el cadáver del cocinero del buque, Manuel Indalecio Mayo Brea ya se encuentra en Muros (A Coruña) y el cuerpo sin vida del pescador portugués, Francisco Gomes Fragateiro viaja ya a su país, según ha informado el director general de Justicia e Interior del Principado, José Luis Villaverde.

Los familiares de tres de los desaparecidos, los dos gallegos y el joven asturiano, se encuentran en Capitanía Marítima de Avilés, a donde se han trasladado desde que conocieron el hundimiento del 'Santa Ana' en las inmediaciones del Cabo Peñas en la madrugada de este lunes.

El Principado les ha facilitado en alojamiento en hoteles y la manutención. El apoyo psicológico lo presta Cruz Roja, que también colabora en las labores de rescate. Cuentan con un equipo psicosocial integrado por siete personas y que incluye psicólogos, trabajadores sociales y 'socorristas de acompañamiento'.

"Les generan un espacio en que tener un mínimo de comodidad para seguir las labores de rastreo y tener información en todo momento", ha indicado David del Valle, director de Socorros y Emergencias en Cruz Roja en Asturias.