Actualizado 30/05/2007 20:59 CET

Pesca.- El sector teme que el colapso de contenedores del Puerto de Vigo provoque una "huida generalizada de empresas"

La Autoridad Portuaria habla de "problemas puntuales" y pide a los empresarios que eviten "alarmas innecesarias"

VIGO, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Diversos colectivos empresariales del sector pesquero expresaron hoy su temor por que el colapso del Puesto de Inspección Fronteriza (PIF) vigués provoque una "huída generalizada" de las empresas de descarga de pescado que operan en el puerto de la ciudad, por lo que reclamaron medidas "urgentes" para agilizar las tramitaciones, puesto que calculan que actualmente hay entre 250 y 300 contenedores en espera.

La Asociación de Empresas Comunitarias en Sociedades Mixtas de Pesca (Acemic), la Española de Mayoristas, Importadores, Transformadores y Exportadores de Productos de la Pesca y Acuicultura (Conxemar), la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas (Anfaco) y el colectivo Provincial de Empresas Frigoríficas de Pontevedra (APEF), explicaron que algunos de sus socios ya han comenzado a presentar reclamaciones patrimoniales contra el Estado para poder paliar las pérdidas generadas por los "prolongados retrasos" de la tramitación de la inspección de los contenedores de pesca congelada.

Estos colectivos se reunieron hoy en la sede de la Cooperativa de Armadores de la ciudad, para analizar la situación de la terminal de contenedores de Guixar. Así, destacaron que las tramitaciones del PIF vigués se alargan hasta los 12 días, mientras que el periodo habitual, que se da en puertos como el portugués de Leixoes, es de tres jornadas.

En este sentido, destacaron que la acumulación de contenedores deriva en un aumento de los costes de almacenamiento que "supone millones de euros al año", a los que hay que sumar los gastos financieros derivados tener la mercancía inmovilizada, así como mayores gastos de personal. Asimismo, recordaron que los retrasos también les obligan a hacer frente al pago de las penalizaciones a sus clientes, al incumplir los plazos de entrega de la mercancía, algo que también perjudica a su propia imagen empresarial.

Así, recordaron que, de las 800.000 toneladas de pescado que se descargan en Vigo cada año, la mitad llega en contenedores congelados, por lo que defendieron la posición del Puerto vigués como líder europeo en este ámbito.

"FALTA DE INTERÉS"

Sin embargo, lamentaron la "falta de interés de la Administración por agilizar el PIF" ya que la actual situación supone un "grave deterioro" de la competitividad y el prestigio del puerto y podría provocar la huída de las empresas que operan en él, puesto que les podría salir mas rentable desembarcar sus mercancías en otros muelles.

Por su parte, la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), que preside José Manuel Fernández Alvariño, mostró hoy respaldo a los colectivos empresariales perjudicados y solicitó una solución "inmediata y definitiva al colapso de contenedores", que pasaría por la ampliación de la plantilla. Por ello, pidió que se dote al PIF de un número "suficiente y permanente" de inspectores para así poner remedio a una situación que se produce "continuamente desde 2005, en períodos concretos", como los meses de junio y octubre-noviembre, en los que suele haber picos de actividad.

PUERTO

Por su parte, el jefe de Relaciones Institucionales de la Autoridad Portuaria, Carlos López Font, afirmó que los retrasos son "problemas puntuales" derivados del aumento del tráfico de mercancías y explicó que ya se han tomado medidas para dar una solución "inmediata" a las "ligeras acumulaciones del PIF" que crean una situación de "espera coyuntural" en la terminal.

La institución destacó que, para devolver la "normalidad" a este servicio, se contrató el pasado lunes a una veterinaria que trabajará de tarde. Además, en junio se incorporarán dos trabajadores más, de forma eventual, mientras que algunos de los efectivos actuales doblarán su turno para trabajar mañana y tarde.

Ante esta situación, López Font hizo un llamamiento a la "colaboración" por parte de los sectores empresariales, así como a la "sensatez" para evitar crear "alarmas innecesarias e injustificadas, que en absoluto benefician a toda la comunidad portuaria ni a los propios intereses de Vigo y su área de influencia".

Según el Puerto, las nuevas contrataciones se producen mientras se prosiguen los trámites para la captación de personal definitivo, un total de ocho personas, que se incorporarán como funcionarios antes de finalizar el año.

Estos nuevos efectivos, según López Font, garantizarán "el perfecto funcionamiento del PIF", no sólo con la operatividad actual sino con las previsiones de crecimiento, ya que estará operativo las 24 horas del día, según un acuerdo gubernamental recogido en el Boletín Oficial del Estado del pasado 17 de abril.