24 de febrero de 2020
 

El secretario de las Infantas se opone a ser imputado de nuevo por falta de indicios delictivos

Actualizado 05/07/2015 9:02:44 CET
Carlos García Revenga
EUROPA PRESS

PALMA DE MALLORCA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La defensa del secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga, se opone en un escrito de 27 páginas a que éste sea imputado de nuevo en el caso Nóos, tal y como solicita el sindicato Manos Limpias, al alegar que no han aparecido durante la instrucción indicios de que haya cometido delito alguno al frente del Instituto Nóos, del que era tesorero.

Mediante un escrito de alegaciones al que ha tenido acceso Europa Press, el letrado de García Revenga insiste en que "no existe en autos informe policial, administrativo, tributario o de ninguna de las acusaciones" que atribuyan hechos concretos de relevancia penal a su patrocinado, para quien el juez José Castro archivó las investigaciones a través del auto por el que, el pasado mes de julio, puso fin a la instrucción de la causa.

Sin embargo, Manos Limpias recurrió la resolución en relación a García Revenga, entre otros, al considerar que participó "activamente" en los negocios desplegados a través de Nóos a través de una labor de "control y conocimiento de todo lo que se hacía".

El secretario de las Infantas asevera que ni siquiera en el recurso del sindicato figura la identificación de comportamientos delictivos por su parte, tildando de "panfleto" la impugnación de Manos Limpias, acusación a la que llega a calificar de "temeraria".

El abogado de García Revenga ya defendió durante la instrucción, a la hora de pedir el sobreseimiento de su imputación, que su inclusión en el Instituto obedeció a la presencia de la Infanta Cristina como vocal en la entidad y a la confianza que Iñaki Urdangarin tenía en él depositada en relación con las cuestiones protocolarias.

En este contexto, aseveraba que no es posible "predicar acto concreto" por su parte en lo que a la gestión de Nóos se refiere, como tampoco en sus acuerdos, contratos o convenios, "en los que ninguna participación tuvo, ni tampoco beneficio económico".

Es más, señala que el hecho de que su nombre figurase en un folleto publicitario de la entidad como miembro de la misma, "constituye una conducta de mero acompañamiento penalmente impune".

En concreto, García Revenga es empleado de la Casa del Rey desde septiembre de 1993, cuando comenzó a ejercer esa responsabilidad. Compatibilizó durante 19 meses esa función con la de tesorero del Instituto Nóos que presidió Urdangarin y que está siendo investigado por la presunta comisión, entre otros, de delitos de malversación de fondos públicos, fraude a la Administración, falsedad documental y prevaricación.

Para leer más