3 de junio de 2020
 
Publicado 28/03/2020 1:08:04 +01:00CET

ACNUR advierte de que la paz en Yemen es "más necesaria que nunca"

Un yemení desplazado por el conflicto junto a su hijo en el campamento de Marib.
Un yemení desplazado por el conflicto junto a su hijo en el campamento de Marib. - ACNUR / MARIE-JOËLLE JEAN-CHARLES

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha advertido este viernes de que es "más necesario que nunca" conseguir la paz en Yemen y ha recordado que el conflicto en el país sigue provocando el desplazamiento de miles de personas de sus hogares.

La agencia de la ONU ha afirmado que el recrudecimiento desde enero de los enfrentamientos en las provincias de Jawf, Marib y Saná, la capital, ha causado el desplazamiento de más de 40.000 personas hasta la ciudad de Marib y sus alrededores, al este de la capital, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

En este sentido, ha precisado que muchas de las personas que han huido, entre ellas mujeres y niños, han asegurado que no tuvieron otra alternativa que "caminar durante días a través del desierto sin comida ni agua" para huir.

Las últimas personas desplazadas se han unido así a las 750.000 que han encontrado refugio en Marib, aunque desde ACNUR han destacado que, tras años de conflicto en el país, las comunidades desplazadas y las de acogida tienen dificultades para sobrevivir en estas circunstancias.

Ante la llegada continua de nuevos desplazados a Marib, han señalado que las necesidades humanitarias siguen creciendo con rapidez y los servicios básicos y la asistencia se encuentran "desbordados" ya que han precisado que para los servicios públicos es complicado hacer frente a este aumento de la población.

En concreto, ACNUR ha indicado que, en Marib, muchas de las personas desplazadas se alojan en campamentos improvisados hacinados, mientras que algunas personas se encuentran en edificios en construcción. Además, ha precisado que existen dificultades para poder acceder al agua potable y a instalaciones de saneamiento.

RIESGO ANTE EL AVANCE DEL CORONAVIRUS

En este punto, ACNUR ha mostrado su preocupación por el elevado riesgo en el que se encontrarían las comunidades desplazadas y las de acogida en el caso de que se diera un brote de coronavirus en el país dadas "las condiciones tan precarias y las terribles condiciones sanitarias y de vida en las que se encuentran".

La organización está informando a los refugiados y desplazados sobre los riesgos del virus y cómo protegerse ante él, además de distribuir paquetes con artículos de higiene y asistencia económica para que puedan comprar alimentos y otros artículos de primera necesidad, según ha informado.

"A pesar de los enormes esfuerzos realizados por los socios humanitarios en el terreno, debido a la magnitud de la crisis los alimentos también resultan una necesidad crítica para las familias desplazadas. Algunas madres han contado que están considerando la opción de mandar a sus hijos e hijas a trabajar o a pedir limosna en las calles para poder alimentar a sus familias", ha añadido.

Así, la agencia de la ONU ha asegurado que está "aunando esfuerzos" con la OIM y otras agencias y socios humanitarios para distribuir "asistencia vital" a los desplazados. Hasta el momento, ha afirmado que han conseguido prestar asistencia a más de 5.000 familias desplazadas en Marib con tiendas de campaña, mantas, colchones y utensilios de cocina.

Además, ha precisado que tiene previsto incrementar la asistencia en esta zona y en materia de protección con servicios de asesoría y orientación legal o con apoyo psicosocial para personas desplazadas o afectadas por el conflicto.

LLUVIAS TORRENCIALES E INUNDACIONES

Por otro lado, desde ACNUR han sostenido que en otros lugares del país, como Adén, se está trabajando con las personas desplazadas internas que se han visto afectadas por las lluvias torrenciales y las inundaciones que se han desarrollado durante esta semana.

Según sus informes, cerca de 3.000 yemeníes desplazados se han visto gravemente afectados y han sufrido daños en sus alojamientos o pertenencias. Además, dos mujeres y un bebé de tres meses resultaron heridos.

ACNUR ha recordado que tras cinco años de conflicto, la crisis humanitaria en Yemen sigue siendo "la mayor del mundo", con más de 24 millones de personas que necesitan asistencia y más de 3,6 millones de personas desplazadas de sus hogares. "Solo una resolución pacífica del conflicto podrá frenar el sufrimiento y el aumento de las necesidades humanitarias", ha concluido.

Para leer más