5 de junio de 2020
 
Publicado 28/03/2020 4:36:21 +01:00CET

ACNUR expresa su preocupación por el creciente número de víctimas y de desplazamientos en Birmania

Imagen de una aldeana con sus nietos en Kachín.
Imagen de una aldeana con sus nietos en Kachín. - ACNUR/PAUL VRIEZE.

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha expresado este viernes su preocupación por el creciente número de víctimas entre la población civil de Birmania y el aumento de desplazamientos a causa de los enfrentamientos que se están produciendo en el oeste del país.

Según ha detallado, al menos 21 personas han muerto en los enfrentamientos que han afectado a las poblaciones que se encuentra en las fronteras entre los estados de Rakhine y Chin durante este mes. "Las pérdidas de vidas civiles son cada vez más frecuentes, lo que pone de relieve el coste humano y el grave impacto que tiene este conflicto incesante en las comunidades locales", ha asegurado.

Los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas de Birmania y el Ejército de Arakán se han sucedido desde finales de 2018, aunque desde febrero se ha producido un aumento de las bajas causadas en civiles, ha sostenido la agencia de la ONU.

Por ello, ha reiterado su llamamiento a las partes para que se proteja a la población y las infraestructuras civiles. Además, ha subrayado las palabras del secretario general de la ONU, António Guterres, y ha pedido un alto el fuego en todo el mundo para lucha contra el avance del coronavirus.

"La población civil en zonas asoladas por los conflictos, y en particular aquellos que han sido desplazados, presentan una vulnerabilidad especial en esta emergencia global de salud pública", ha apuntado ACNUR.

Según datos de las autoridades birmanesas, hasta el 16 de marzo había 61.000 nuevas personas desplazadas en Rakhine en 133 emplazamientos, lo que supone 10.000 personas más que el mes anterior. El organismo también ha citado al estado de Chin, donde asegura que otras 4.800 personas desplazadas se encuentran 34 campamentos.

Esta última fase de desplazamientos se sumaría a las 130.000 personas que ya se encontraban en esta situación en Rakhine, la mayoría de ellas de la minoría musulmana rohingya, según ha indicado la agencia de la ONU, que ha subrayado que posible que este número siga aumentado.

NECESIDAD DE ALIMENTOS, COBIJO O AGUA

Entre las necesidades más urgentes que han trasladado los desplazados a ACNUR, se encuentran los alimentos, cobijo, agua, saneamiento o la higiene. También, han alertado de la falta de acceso a servicios esenciales como la atención sanitaria o la educación.

ACNUR ha llamado la atención sobre las minas antipersonas y los artefactos explosivos, así como sobre la ausencia de información fiable, ya que continúa el bloqueo de internet en nueve municipios de Rakhine.

Ante esta situación, la ONU, junto a autoridades locales y otros actores humanitarios, ha distribuido ayuda de emergencia a cerca de 57.000 personas desde 2019. Principalmente, se han distribuido lonas y artículos de primera necesidad como ropa, lámparas solares, mantas, colchonetas para dormir o utensilios de cocina.

Desde ACNUR han recordado que en Birmania hay más 312.000 personas desplazadas, en su mayoría en los estados de Rakhine, Kachín y Shan.

Para leer más