ACNUR expresa su preocupación por un grupo de migrantes atrapados en la frontera entre Argelia y Níger

Soldados argelinos en el desierto
REUTERS / LOUAFI LARBI - Archivo
Publicado 03/01/2019 23:08:40CET

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha expresado este jueves su preocupación por la seguridad de los migrantes sirios, yemeníes y palestinos que se encuentran atrapados entre la frontera entre Argelia y Níger.

El organismo ha señalado que cerca de 120 migrantes fueron detenidos en la ciudad argelina de Tamanrasset (sur) y trasladados a una zona cerca del puesto fronterizo de Guezzam durante la jornada del 26 de diciembre.

Así, ha manifestado que algunos de los miembros de este grupo son refugiados registrados que han huido del conflicto o que aseguran haber buscado protección internacional en Argelia, antes de agregar que 20 de ellos se encuentran en el desierto y "expuestos a los elementos". "Los otros cien fueron llevados a la frontera y su paradero es desconocido", ha dicho.

ACNUR ha recalcado que está en contacto con las autoridades argelinas y ha reclamado acceso a estas personas para "evaluar sus necesidades de protección", al tiempo que ha hecho hincapié en que no ha participado en el citado traslado de los migrantes.

El organismo ha reconocido los "desafíos" a los que hace frente Argelia y ha recordado que Argel "ha abierto sus puertas a cerca de 50.000 refugiados sirios que buscaron seguridad en el país". "Pedimos a las autoridades que extiendan esta hospitalidad a los que la necesitan", ha añadido.

En este sentido, ha explicado que "si bien la gestión de fronteras sigue siendo una prerrogativa de todos los gobiernos, la seguridad fronteriza y la protección internacional no son mutuamente excluyentes".

"ACNUR recalca que cualquier persona cuya vida esté en riesgo en su país de origen debe ser capaz de acceder a un territorio y buscar asilo en un país seguro y que cada solicitud de asilo debe ser considerada de forma individual", ha remachado.

El comunicado ha sido publicado apenas un día después de que Argelia confirmara que ha prohibido la entrada de ciudadanos sirios a través de sus fronteras con Malí y Níger, en el sur del país, para evitar la entrada a su territorio de miembros de grupos islamistas armados que puedan suponer un riesgo para su seguridad.

SOSPECHOSOS DE SER MILICIANOS

Hasén Kacimi, a cargo de la política migratoria en el Ministerio del Interior argelino, dijo que los sirios que buscan asilo o refugio en el país a través de esta vía son considerados sospechosos de ser milicianos islamistas.

"Hemos acogido a 50.000 sirios en los últimos años por motivos humanitarios, pero no podemos aceptar a miembros de grupos armados que huyen de Siria cuando se trata de nuestra seguridad", sostuvo, en declaraciones a la agencia británica de noticias Reuters.

Así, dijo que cerca de cien sirios han llegado a la frontera sur con la ayuda de escoltas armados en las últimas semanas, si bien fueron interceptados y expulsados poco después.

Estas personas habrían llegado a Argelia tras transitar por Turquía, Jordania, Egipto, Sudán y Níger o Malí con pasaportes sudaneses falsos. "Definitivamente, es una red criminal y debemos estar muy vigilantes para no permitir que entren en Argelia", manifestó.

El Gobierno argelino ha mantenido sus relaciones diplomáticas con Siria durante la guerra y los sirios no necesitan visado para entrar al país. El Gobierno de Bashar al Assad ha obtenido avances sobre el terreno en los últimos meses y controla de nuevo gran parte del país.

El sur y el sureste de Argelia son prácticamente desiertos, si bien las autoridades han incrementado la seguridad debido a la inestabilidad en Libia, Malí y Níger, con el objetivo de evitar que redes yihadistas y contrabandistas aprovechen la porosidad de las fronteras.

Argelia sufrió además durante los años noventa una devastadora guerra civil con entre 150.000 y 200.000 muertos que se desencadenó tras la cancelación de las elecciones parlamentarias tras la victoria del islamista Frente Islámico de Salvación (FIS) en la primera vuelta.

Contador