Bruselas ofrece la exención de visados de corta duración a los británicos tras el Brexit

Publicado 13/11/2018 17:34:15CET

La propuesta está condicionada a que Londres garantice igual trato a los europeos

BRUSELAS, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha ofrecido este martes a Reino Unido que sus ciudadanos puedan seguir entrando sin necesidad de visado en sus viajes de corta duración a la Unión Europea una vez que se produzca el Brexit, a condición de que este privilegio quede también garantizado para los europeos que quieran viajar a territorio británico.

"Tener la exención de visados en ambos lados hará la vida más fácil a los ciudadanos", ha declarado el vicepresidente primero de la Comisión Europea, el holandés Frans Timmermans, en una rueda de prensa en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

Si el bloque comunitario incluye a Reino Unido en la lista de países exentos de visado de corta duración, sus ciudadanos podrán viajar sin el prerrequisito de este permiso y permanecer dentro de la zona sin fronteras Schengen durante un máximo de 90 días, en un periodo de 180 días.

La propuesta de la Comisión, que necesitaría el visto bueno de los 27 y del Parlamento Europeo para ser efectiva, se aplicaría desde el mismo 30 de marzo de 2019 --día de la salida automática de Reino Unido-- si para entonces no se ha alcanzado un acuerdo para un Brexit ordenado.

En caso de que sí hubiera acuerdo de divorcio, y por tanto un periodo transitorio para adaptarse a la nueva situación antes de la desconexión, la exención se aplicaría a partir del momento en que concluyera la prórroga.

Se trata de una las medidas pensadas para facilitar el paso a ser un país tercero en sus relaciones con la Unión Europea, pero estará "plenamente condicionado" a que Reino Unido ofrezca las mismas garantías y "reciprocidad" a los europeos, ha subrayado Timmermans.

El vicepresidente primero de la Comisión ha reiterado que el objetivo del bloque es lograr un acuerdo que permita una salida no traumática de Reino Unido, pero ha advertido de que la UE debe estar preparada para cualquier escenario, incluido el del fracaso de las negociaciones.

A falta de cinco meses para que se consume el Brexit, independientemente de que haya acuerdo o no, el Ejecutivo comunitario ha presentado un número "limitado" de acciones de contingencia y su marco legislativo para evitar los daños mayores de un divorcio caótico.

Se trata de medidas que únicamente se aplicarán en un número "limitado" de áreas y solo cuando sean necesarias para proteger los intereses vitales de la UE y ahí donde las medidas de preparación no se hayan podido introducir.

Serán, además, "temporales, de alcance limitado, adoptadas de manera unilateral por la UE y compatibles con la ley comunitaria", ha explicado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

Además de la propuesta sobre visados y de adaptaciones técnicas en materia de eficiencia energética, Bruselas prevé medidas de contingencia que afectarán a sectores como los servicios financieros, el transporte aéreo, aduanas, normas fitosanitarias, la transferencia de datos personales y las políticas en materia climática.