Burkina Faso declara el estado de emergencia en varias regiones por la amenaza terrorista

El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré.
REUTERS / POOL NEW - Archivo
Publicado 01/01/2019 16:51:46CET

MADRID, 1 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Chistian Kaboré, anunció el lunes la declaración del estado de emergencia en varias regiones y provincias del país a partir de este martes 1 de enero como consecuencia de la creciente amenaza terrorista a la que se enfrenta el país africano en los últimos tiempos.

Durante su discurso de Año Nuevo, Kaboré se refirió al ataque que el jueves pasado se cobró la vida de diez gendarmes en una emboscada en Toéni y a "todos los demás ataques terroristas" que ha registrado el país y que ponen de manifiesto "la necesidad imperiosa de acelerar las reformas en las fuerzas de defensa y seguridad" con el fin de hacer todo lo posible para que "el retorno a la seguridad sea una realidad" para los burkineses.

Por este motivo, explicó el presidente, ha tomado la decisión de "instaurar el estado de emergencia" desde el 1 de enero en las regiones de Este y Sahel (en el norte) así como en las provincias de Kossi, Sourou, Koulpélogo, Kénédougou y Lorum.

"En vista de la proliferación de grupos armados terroristas en estas zonas y su modus operandi, las medidas prevista en el marco del estado de emergencia permitirán a nuestras fuerzas combatirles con más eficacia y resultados", sostuvo el presidente en su discurso.

Por otra parte, adelantó que en el presupuesto de 2019 se aumentarán los créditos destinados a defensa y seguridad habida cuenta de su voluntad de "mejorar sus capacidades operativas".

Desde febrero de este año, el este de Burkina Faso, fronterizo con Níger, Benín y Togo, se ha convertido en un nuevo frente terrorista ya que hasta ahora las actividades de los grupos islamistas estaban limitadas principalmente al norte del país, fronterizo con Malí, además de los atentados que se han producido en los últimos años en Uagadugú, la capital, según el Proyecto de Datos sobre Acontecimientos y Localización de Conflictos Armados (ACLED).

En el país operan organizaciones como Ansarul Islam y el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), que aglutina a varias organizaciones incluida la rama de Al Qaeda en la región.

CONSECUENCIAS DE LA INSEGURIDAD

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), la creciente inseguridad en las regiones de Sahel, Norte, Norte-Centro y Este ha hecho que las necesidades humanitarias se incrementen de forma drástica desde junio. Así, ha contabilizado 193 incidentes de seguridad en 2018 que han dejado 180 muertos y 146 heridos. Del total, 108 incidentes se han producido en Sahel.

Como consecuencia de la inseguridad, hay más de 47.000 desplazados, una cifra que supone un incremento del 447 por ciento desde enero de 2018, y 779 escuelas han tenido que cerrar sus puertas, dejando a casi 96.000 niños sin clase. Además, unas 105.000 personas no tienen acceso a atención sanitaria. La ONU ha solicitado 93 millones de dólares para ayudar a 1,2 millones de personas este año.