La comunidad cristiana de Irak celebra la Navidad poco más de un año después de la derrota de Estado Islámico

Misa de Navidad en una iglesia de Bagdad (Irak)
REUTERS / THAIER AL-SUDANI
Publicado 25/12/2018 22:09:18CET

BAGDAD, 25 Dic. (Reuters/EP) -

La comunidad cristiana iraquí ha celebrado este martes la Navidad en medio de un refuerzo de la seguridad, poco más de un año después de que el Gobierno declarara su victoria en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.

La cristiandad en Irak data desde el primer siglo después de Cristo, cuando se cree que los apóstoles Tomás y Tadeo predicaron el Evangelio en la planicie entre los ríos Tigris y Eúfrates. El país acoge diferentes iglesias orientales, tanto católicas como ortodoxas.

Sin embargo, la guerra y los conflictos sectarios redujeron la población cristiana del país desde los 1,5 millones hasta los cerca de 400.000 tras la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003.

Tras la ofensiva relámpago de Estado Islámico en verano de 2014 y los tres años en los que parte del país permaneció bajo su control esta cifra descendió más aún, sin que haya un recuento oficial.

En Bagdad, los cristianos han celebrado la Navidad durante varias misas a primera hora del día. "Por su puesto podemos decir que la situación de seguridad es mejor que los años previos", ha dicho el padre Basilio, líder de la Iglesia Caldea de San Jorge.

"Disfrutamos de seguridad y estabilidad principalmente en Bagdad. Además, Daesh fue derrotado", ha agregado, utilizando el acrónimo en árabe --y con tintes peyorativos-- para referirse al grupo yihadista.

Irak declaró la victoria sobre los yihadistas a mediados de diciembre de 2017, si bien los daños causados a los enclaves cristianos fueron amplios. En el caso de la ciudad de Qaraqosh, los mismos siguen siendo visibles.

En la Iglesia de la Inmaculada de la ciudad, que aún no ha sido reconstruida desde que fue incendiada en 2014, los cristianos se reunieron en Nochebuena para celebrar una misa. Decenas de personas rezaron y recibieron comunión.

Antes de la irrupción de Estado Islámico, Qaraqosh era el principal enclave cristiano en Irak, con una población de más de 50.000 miembros de esta comunidad. A día de hoy sólo unos pocos cientos de familias han regresado.

Los cristianos de Nínive huyeron de la zona después de que se les hiciera hacer frente a las opciones de convertirse, pagar un impuesto o morir. "Esperamos que todas las familias desplazadas vuelvan", ha señalado el padre Butros.

El entonces primer ministro de Irak, Haider al Abadi, anunció el 9 de diciembre el "fin de la guerra" contra Estado Islámico en el país, después de que los militares recuperaran los últimos bastiones que aún permanecían bajo control de la organización yihadista.

El grupo yihadista ha quedado recluido en algunos puntos de la provincia siria de Deir Ezzor en la orilla oriental del río Éufrates, cerca de la frontera con Irak, y zonas del desierto sirio.

Estado Islámico ha seguido perpetrando atentados de forma frecuente en Irak y ha lanzado varias ofensivas en los últimos meses en Siria para intentar expandir sus territorios y reducir la presión a la que se está viendo sometido.

Contador