El Consejo de Seguridad muestra su "gran preocupación" por las tensiones entre India y Pakistán en Cachemira

Publicado 17/08/2019 0:33:14CET
Consejo de Seguridad de la ONU
Consejo de Seguridad de la ONU - REUTERS / EDUARDO MUNOZ - Archivo

MADRID, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha expresado este viernes su "gran preocupación" por las tensiones entre India y Pakistán en la región de Cachemira, según ha desvelado el representante chino ante el organismo, Zhang Jun, tras una reunión a puerta cerrada.

Zhang ha indicado en declaraciones a la prensa que "el problema en Cachemira debe resolverse de forma adecuada y a través de métodos pacíficos, de acuerdo con la Carta de la ONU".

Asimismo, ha pedido a ambos países que "eviten acciones unilaterales que puedan recrudecer" lo que ha descrito como una situación "tensa y muy peligrosa".

Por su parte, la representante permanente paquistaní ante el organismo internacional, Maliha Lodhi, ha dicho que la reunión ha permitido que "la voz del pueblo de la Cachemira ocupada" sea escuchada en el "principal foro diplomático del mundo".

"En lo que concierne a mi país, estamos preparados para un acuerdo pacífico sobre Jammu y Cachemira --la zona de la región administrada por Nueva Delhi--. Creo que la reunión de hoy anula la afirmación de India de que Jammu y Cachemira es un asunto interno", ha destacado.

Poco después, el representante indio ante la ONU, Syed Akbarudín, ha recalcado que la posición de India no ha cambiado y se ciñe al artículo 370 de la Constitución del país. "Es un asunto totalmente interno de India", ha defendido.

Así, ha dicho que las recientes decisiones del Ejecutivo "buscan garantizar la buena gobernanza y una mejora del desarrollo socioeconómico de la población", al tiempo que ha recordado que Nueva Delhi ya ha dicho que la situación volverá a la "normalidad".

Akbarudín ha señalado, sin embargo, que "es especialmente preocupante que un Estado esté usando la terminología de la yihad y promoviendo la violencia en India", sin especificar a qué país se refiere pero en referencia a Pakistán.

Desde la jornada del jueves se han registrado una serie de enfrentamientos en la frontera que se han saldado con la muerte de al menos cuatro soldados paquistaníes.

El portavoz del Ejército paquistaní, Asif Ghafur, había asegurado el jueves que, además de las bajas en el lado paquistaní, también habían fallecido cinco militares de India. Sin embargo, un portavoz del Ejército indio citado por Reuters tachó de "equivocado" el balance y afirmó que "no ha habido víctimas".

Estos incidentes coinciden con la escalada de tensiones políticas en la zona después de que el Gobierno indio bloquease a principios de mes las comunicaciones y redujese los poderes en la zona de Cachemira bajo su control. Nueva Delhi alegó razones de seguridad y la necesidad de integrar más esta zona en el resto del territorio.

El Ejecutivo de Pakistán, sin embargo, lo percibió como una amenaza y ordenó una revisión de las relaciones con India. Jan acusó este jueves a la comunidad internacional de presenciar "en silencio" los movimientos indios en Cachemira, donde podría producirse "otra masacre y limpieza étnica de musulmanes como la de Srebrenica".

EL CONFLICTO EN CACHEMIRA

Pakistán e India se disputan la región de la Cachemira histórica desde 1947 y se han enfrentado por ella en dos de las tres guerras que han mantenido desde su independencia de Reino Unido. En 1999 hubo un breve pero intenso enfrentamiento militar entre ambas potencias nucleares y desde 2003 se mantiene una frágil tregua.

En la zona operan grupos separatistas que abogan por la independencia o la unión con Pakistán. Nueva Delhi acusa a Islamabad de patrocinar estas milicias, pero los paquistaníes niegan toda implicación. Las estimaciones cifran en unos 45.000 los fallecidos debido a este conflicto desde finales de la década de 1980.

Las tensiones entre ambos países alcanzaron su máximo en los últimos años tras el atentado perpetrado el 14 de febrero en la localidad de Pulwama, en la Cachemira india, que se saldó con la muerte de 40 agentes.

La autoría del atentado fue reclamada por el grupo armado Jaish-e-Mohammad (JeM), tras lo que India acusó directamente a Pakistán de estar implicado en el ataque, lo que fue rechazado de plano por Islamabad.

En el primer semestre de 2019 han muerto más de 300 personas en la región, según los datos recopilados por el Armed Conflict Location and Event Data Project (ACLED). La cifra es la peor desde que empezó a recabar datos en 2016.

Para leer más