Publicado 25/03/2021 23:21CET

Crecen las presiones para que dimita el ministro de Exteriores de Brasil, mientras Bolsonaro le busca reemplazo

El ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo, y el presidente, Jair Bolsonaro.
El ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo, y el presidente, Jair Bolsonaro. - Marcos Correa/Palacio Planalto/d / DPA

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, está siendo en los últimos meses ampliamente cuestionado y acusado de las malas relaciones diplomáticas del Gobierno con los productores extranjeros de la vacuna contra el coronavirus, por lo que desde el Palacio de Planalto ya le estarían buscando un reemplazo.

En un momento en el que la pandemia ha vuelto a avanzar con especial virulencia en Brasil, batiendo máximos de fallecidos casi a diario, esta semana Araujo acudió al Senado para explicar la labor del Ministerio de Exteriores en la adquisición de vacunas.

Una exposición que fue ampliamente criticada y tras la cual algunos senadores le exigieron el miércoles su salida del Palacio de Itamaraty, como se conoce la sede de Exteriores, informó la prensa brasileña.

"Nunca vi una presentación tan confusa. No supo elaborar una frase con sujeto, verbo y predicado", "incompetente", o "está haciendo perder el tiempo a Brasil", fueron algunas de las críticas que le hicieron a Araújo tras su intervención.

"Estamos considerados como una amenaza global. Este gobierno nos avergüenza en todo el mundo con todo este descontrol de la pandemia. Su excelencia ha llegado al fin. Es un elemento que, en medio a una pandemia, entorpece el proceso multilateral de lucha contra esta crisis", manifestó el líder de la minoría en el Senado, Jean Paul Prates, del Partido de los Trabajadores (PT).

La presión del Congreso no sólo ha llegado por parte de la oposición, sino también de los aliados del Palacio de Planalato, como los presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, y del Senado, Rodrigo Pacheco; o de sus propios compañeros de Gobierno.

"Ha habido muchos errores en la lucha contra la pandemia y falta de diplomacia", dijo Pacheco, mientras que Lira enfatizó en la necesidad de que Exteriores "dejara la ideología a un lado y negocie con todos los países".

Consciente Bolsonaro de que la buena relación con el Congreso pasa por prescindir de Araújo, el Gobierno estaría barajando ya algunos nombres para sustituirle, como el expresidente Fernando Collor (1990-1992), o el senador Antonio Anastasia.

La salida de Araújo serviría a Bolsonaro para mantener la calma tensa que sostiene ahora con el Congreso y evitar así las comisiones parlamentarias, un posible juicio político contra él, e incluso la posibilidad de sacar adelante algunas de sus nuevas leyes.

Contador

Para leer más