Actualizado 09/05/2018 11:49:25 +00:00 CET

EEUU revisará su asistencia a Sudán del Sur ante la falta de avances hacia la paz

Salva Kiir en una ceremonia militar
REUTERS / JOK SOLOMUN - Archivo

El Gobierno sursudanés pide a Washington que no "abandone" al país

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno estadounidense va a proceder a revisar la asistencia que ofrece a Sudán del Sur ante la falta de avances hacia la paz en el país, sumido en una guerra civil desde diciembre de 2013 y que ha provocado "uno de los peores desastres humanitarios de África".

En un comunicado, la Casa Blanca ha denunciado que en los siete años transcurridos desde la independencia del país "los líderes de este país han malgastado" su alianza con Estados Unidos, "robado la riqueza de Sudán del Sur, matado a su propio pueblo y demostrado repetidamente su incapacidad y falta de voluntad para cumplir con sus compromisos para poner fin a la guerra civil en el país".

La Administración de Donald Trump ha lamentado que el acuerdo de alto el fuego firmado por las partes en diciembre de 2017 "nunca se ha aplicado y los enfrentamientos en todo el país se incrementan cada día". Además, existe la posibilidad de que de nuevo se produzca la hambruna en varias partes del país y más de siete millones de personas se enfrentan a inseguridad alimentaria.

Aunque los estadounidenses "son generosos y leales", "el Gobierno de Estados Unidos no mantendrá una alianza con unos líderes que solo están interesados en perpetuar una guerra sin fin caracterizada por atrocidades por motivaciones étnicas", ha recalcado la Casa Blanca en un comunicado publicado este martes.

"NUESTRA AYUDA NO PUEDE CONTRIBUIR O PROLONGAR EL CONFLICTO"

Por ello, ha añadido, "Estados Unidos iniciará una revisión integral de sus programas de asistencia a Sudán del Sur". "Aunque estamos comprometidos con salvar vidas, debemos también asegurarnos de que nuestra asistencia no contribuye o prolonga el conflicto, o facilita una conducta depredadora o corrupta", ha sostenido la portavoz de la Casa Blanca.

Dentro de la asistencia que se procederá a revisar figura el apoyo que Washington ofrece a la Comisión Conjunta de Observación y Evaluación (JMEC) y otros mecanismos destinados a apoyar el acuerdo de paz suscrito por las partes en 2015.

Por otra parte, Washington ha denunciado que el Gobierno de unidad "ya no es inclusivo" dado el "exilio forzado" del exvicepresidente y líder de los rebeldes, Riek Machar, que demuestra "el cínico repudio" por parte del régimen del presidente Salva Kiir al proceso de paz. Igualmente, ha criticado el nombramiento por parte de Kiir de personas objeto de sanciones por parte de la ONU para ocupar altos cargos, como el nuevo jefe del Ejército.

Asimismo, la Casa Blanca ha dejado claro que Estados Unidos "condenará cualquier esfuerzo unilateral del actual Gobierno de Sudán del Sur de ampliar su poder mediante una farsa de elecciones, el legislativo o ofensivas militares continuadas". "Solo un acuerdo negociado e inclusivo es aceptable para ampliar el mandato" pero "el Gobierno de Sudán del Sur ha perdido la credibilidad y Estados Unidos está perdiendo la paciencia".

"El único camino hacia la paz en Sudán del Sur es mediante un arreglo negociado para un gobierno de transición inclusivo que refleje la diversidad del país y que controle al poder político y económico", ha sostenido la portavoz de la Casa Blanca, asegurando que Estados Unidos está "abierto a considerar cualquier proceso que alcance este resultado".

Por su parte, el Gobierno sursudanés ha apelado este miércoles a Estados Unidos a que no abandone al país. "Pedimos a Estados Unidos que no abandone a este país porque les necesitamos, su papel para asistir a la población de Sudán del Sur es crucial y no puede ser ignorado", ha sostenido el portavoz del Ministerio de Exteriores sursudanés, Mawien Makol Ariik, en declaraciones a Reuters, pidiendo a Washington que "reconsidere" su posición en contra del país.