Un experto de la ONU pide una "respuesta militar efectiva" ante el aumento de la inseguridad en Malí

Ibrahim Boubacar Keita, presidente de Malí
REUTERS / LUC GNAGO - Archivo
Publicado 12/02/2019 22:14:38CET

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El experto independiente sobre la situación de los Derechos Humanos en Malí, Alioune Tine, ha reclamado este martes una "respuesta militar efectiva" para hacer frente al aumento de la inseguridad en el país, al tiempo que ha dicho que la situación de los Derechos Humanos en el país es "una causa de gran preocupación".

Tine ha sostenido que las zonas del centro y el norte del país, donde las condiciones siguen empeorando y la presencia del Gobierno es débil, son las más afectadas por esta situación, recrudecida por la creciente violencia por parte de grupos extremistas.

Así, ha resaltado que zonas que no sufrían conflictos hace apenas unos meses se ven ahora afectadas por la violencia, con casos de ejecuciones extrajudiciales, secuestros, torturas, malos tratos y detenciones ilegales".

Por ello, ha pedido una estrategia amplia y coordinada para recuperar el control de todo el territorio de manos de grupos armados, antes de pedir iniciativas de desarrollo para hacer frente a la pobreza "rampante", una de las causas de la violencia.

Tine ha solicitado al Gobierno que "coja al torno por los cuernos" y "erradique el cáncer de la impunidad". En este sentido, ha aplaudido las investigaciones en torno a la presunta participación de soldados en violaciones de los Derechos Humanos en el país.

El norte de Malí es una región convulsa con presencia de tropas francesas desde la revuelta tuareg de 2013, que rápidamente fue secuestrada por grupos yihadistas, lo que provocó la intervención militar de París en su antigua colonia.

Pese a los esfuerzos de las tropas francesas y africanas, la parte norte de Malí se mantiene como un foco de violencia y, de hecho, los ataques se han extendido en los últimos meses hacia el centro y la zona fronteriza con Burkina Faso.

A principios de febrero de 2017, el G-5 del Sahel --integrado por Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger-- acordó formar una fuerza antiterrorista conjunta para hacer frente a la amenaza yihadista en la región.

Apenas unas semanas antes, la Autoridad de Liptako-Gourma, creada en 1970 por Níger, Burkina Faso y Malí, anunció su decisión de establecer una fuerza conjunta para hacer frente a la inseguridad en la zona fronteriza común.

Contador