Gibraltar interroga como testigos a los tripulantes del petrolero apresado por llevar crudo a Siria

Actualizado 05/07/2019 11:32:03 CET
Imagen del superpetrolero Grace 1 interceptado en Gibraltar
Imagen del superpetrolero "Grace 1" interceptado en GibraltarREUTERS/Stringer

LONDRES, 5 Jul. (Reuters/EP) -

Los tripulantes del superpetrolero apresado el jueves por las autoridades de Gibraltar y trasladado a su puerto están siendo interrogados en calidad de testigos, no de sospechosos, para tratar de determinar la naturaleza de la carga del buque y su destino final, según ha contado un portavoz gibraltareño.

Un destacamento de los Marines interceptó en el mar al superpetrolero 'Grace 1' el jueves ante la sospechosa de que trasladaba una carga de petróleo con destino a una refinería de Siria, lo que supondría un incumplimiento de las sanciones de la Unión Europea.

Datos de navegación revisados por Reuters sugieren que el petrolero llevaba petróleo iraní cargado frente a la costa de la República Islámica, aunque los documentos del buque señalan que el crudo procede del vecino Irak.

El portavoz del Gobierno de Gibraltar ha contado a Reuters que los 28 tripulantes del buque son en su mayoría indios, aunque también hay algunos paquistaníes y ucranianos. La Policía y los agentes de aduanas siguen a bordo del petrolero para realizar sus pesquisas.

El abordaje y el apresamiento del superpetrolero por parte de las autoridades de Gibraltar el jueves han tenido como consecuencia que el Gobierno español solicitara más información a Reino Unido sobre la operación, completada en aguas cercanas al Peñón. Las autoridades españolas trasladaron al Ejecutivo británico la posición de que esas aguas son soberanía española, según un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores consultado por Europa Press.

El portavoz explicó que España estaba informada de la operación, que inicialmente se iba a producir en el puerto --las aguas del puerto son las únicas que España reconoce a Gibraltar-- y que, aunque al final no fue así, España decidió no interferir porque se trataba de cumplir con el régimen de sanciones de la UE.

La disputa sobre las aguas ocasiona incidentes frecuentes en la zona. "Reino Unido no tiene duda sobre su soberanía sobre aguas territoriales británicas de Gibraltar. Se extienden hasta tres millas náuticas desde Gibraltar, y el barco fue abordado dentro de esta zona", señaló, por su parte, una portavoz de la Embajada británica.

Este jueves, el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, afirmó que su departamento estaba estudiando la operación para ver en qué medida afectaba a la soberanía española y apuntó que el origen era una petición de Estados Unidos a Reino Unido.

También señaló que el Gobierno español estaba informado de la operación y detalló que había patrulleras de la Guardia Civil "securizando las aguas".

Contador

Para leer más