30 de marzo de 2020
 
Publicado 18/02/2020 3:54:40CET

Guterres pide un "nuevo impulso" para la paz en Afganistán y agradece a Pakistán su "solidaridad" con los refugiados

Refugiados afganos en un asentamiento de Islamabad
Refugiados afganos en un asentamiento de Islamabad - ACNUR/ROGER ARNOLD - Archivo

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido este lunes un "nuevo impulso" para lograr la paz en Afganistán y ha agradecido a Pakistán su "solidaridad" con los refugiados afganos, un ejemplo "extraordinario" que el resto del mundo "debería seguir".

"Trabajar para encontrar soluciones para el pueblo afgano no es sólo un signo de solidaridad, sino que redunda en beneficio del mundo", ha indicado junto al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi.

En este contexto, Guterres ha destacado que Pakistán ha acogido a refugiados afganos durante 40 años y que, desde 1979, fue durante mucho tiempo y sistemáticamente el país anfitrión con más refugiados a nivel mundial.

"Aunque desde esa fecha lamentablemente han estallado importantes conflictos en otras partes del mundo y se ha disparado la población de refugiados, Pakistán es actualmente el segundo país del mundo en cuanto a acogida de refugiados", ha precisado.

Pakistán e Irán acogen al 90 por ciento de los refugiados afganos registrados en todo el mundo, unos 2,4 millones de personas. A esta cifra hay que añadirle la migración laboral temporal y otras formas de movimiento transfronterizo en la subregión, lo que significa que ambas naciones también acogen a grandes poblaciones de afganos no refugiados.

El país asiático protege a los refugiados mediante el uso de tecnología innovadora y muchas de sus iniciativas son reconocidas como modelo de buenas prácticas a nivel internacional. Entre ellas, se incluyen el registro biométrico, el acceso al sistema nacional de educación, la atención sanitaria y la integración en la economía.

No obstante, Guterres ha expresado que "la solución está en Afganistán". Ha señalado que a medida "que se prolonga" este conflicto de larga duración son claramente evidentes sus graves repercusiones, la pobreza y el desplazamiento forzoso.

Asimismo, ha recordado que la solución preferida por los refugiados a largo plazo siempre ha sido la repatriación voluntaria, en condiciones de seguridad y dignidad, a su país de origen. Lo mismo ocurre con los refugiados afganos. "La búsqueda de soluciones para el pueblo afgano no es sólo un signo de solidaridad; es lo que más interesa al mundo", ha detallado.

"Los retornos a Afganistán han alcanzado un mínimo histórico. No se puede abandonar a Afganistán y su pueblo. Ahora es el momento para que la comunidad internacional actúe y cumpla", ha zanjado.

"Los esfuerzos de paz que conduzcan a negociaciones entre afganos allanarán el camino, pero la paz y la seguridad sostenibles dependen de una mejor integración de nuestro trabajo en los esfuerzos humanitarios, de desarrollo y de paz", ha agregado.

"TIEMPOS AMARGOS DE PENURIAS"

Por su parte, Grandi también se ha expresado en la línea en la que lo ha hecho Guterres, y ha subrayado que tanto Pakistán como Irán han acompañado a los refugiados afganos en "tiempos amargos de penurias y pérdidas, nuevos conflictos e incertidumbre".

Asimismo, ha explicado que, en el transcurso de los combates en Afganistán, "el conflicto, la sequía y otros peligros naturales desplazaron sólo el año pasado a más de 40.000 personas dentro del país". Además, "únicamente 8.000 refugiados pudieron regresar a sus hogares gracias al programa de repatriación voluntaria", ha precisado.

"Trabajar para encontrar soluciones es todavía más importante en cuanto continúan los esfuerzos para revitalizar el proceso de paz en Afganistán y, con esperanza, cobran impulso. El desplazamiento de afganos sólo puede solucionarse mediante la paz, y la paz se reforzará si se resuelve el desplazamiento forzoso", ha apuntado Grandi.