Hun Sen advierte a la UE de que si recorta sus ventajas comerciales, la oposición podría acabar "muerta"

Hun Sen, en el acto para conmemorar 40 años de la caída de los Jemeres Rojos
REUTERS / PRING SAMRANG
Publicado 14/01/2019 11:42:09CET

NOM PEN, 14 Ene. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Camboya, Hun Sen, ha lanzado este lunes una advertencia a la Unión Europea, a la que ha transmitido que si recorta las ventajas comerciales que mantiene para el país asiático, la oposición camboyana podría acabar "muerta".

"Si quiere a la oposición muerta, simplemente recortela", ha dicho Hun Sen, en un discurso en el acto de inauguración de una carretera de circunvalación en la capital del país, dirigiéndose a la Unión Europea y en referencia al acuerdo de ventajas comerciales Todo Menos Armamento (EBA, por sus siglas en inglés).

El primer ministro de Camboya ha dejado claro que si la Unión Europea adopta medidas contra su país por su preocupación por la situación de los Derechos Humanos, los opositores podrían ser los primeros en ser represaliados. "Si quieren a la oposición viva, no lo hagan y vengan a mantener conversaciones", ha añadido el jefe del Gobierno camboyano, dirigiéndose de nuevo a las autoridades de la UE.

En noviembre de 2018, la Unión Europea comenzó el proceso formal para retirar a Camboya el estatus que le concede el acuerdo EBA, después de que Hun Sen lograra la reelección en las elecciones parlamentarias de julio haciéndose con todos los escaños del Parlamento tras impedir la participación del principal partido de la oposición, previamente ilegalizado.

El acuerdo EBA es una iniciativa destinada a ayudar a los países con menos recursos. El estatus que concede puede ser retirado por la Unión Europea cuando se detectan graves violaciones de los Derechos Humanos. La Unión Europea amenazó con retirar las ventajas comerciales del EBA por la campaña del Gobierno contra la oposición de cara a las elecciones de julio, que las autoridades comunitarias han rechazado por no considerarlas creíbles.

Hun Sen, de 66 años y que este lunes ha cumplido 34 años como jefe del Gobierno, ha dicho que no perdonará a los que han pedido que los países occidentales retiren la ayuda a Camboya para presionar a su Ejecutivo y ha advertido de que los críticos deben prepararse para su huída. "Prepárense para huir", ha señalado. "No les perdonaré", ha añadido.

El Tribunal Supremo de Camboya disolvió en 2017 la principal formación opositora, el Partido Nacional del Rescate (CNRP) y prohibió a sus 118 miembros el ejercicio de actividades políticas, a petición del Gobierno, que acusó a los opositores de estar intentando hacerse con el poder con el apoyo de Estados Unidos. El CNRP y Estados Unidos rechazaron esas acusaciones.

El líder del CNRP, Kem Sokha, fue liberado de prisión en septiembre de 2018 tras haber estado entre rejas más de un año por cargos de traición pero continúa en arresto domiciliario en la capital del país. El líder opositor niega que haya cometido irregularidades. Otros miembros de la formación han abandonado el país por el temor a que los detengan.

Los países de la Unión Europea recibieron en 2016 el 40 por ciento de las exportaciones procedentes de Camboya, la mayoría del sector textil, que emplea a unas 700.000 personas.

Contador