El jefe de Estado Mayor estadounidense visita por sorpresa a los mandos norteamericanos en Irak

Actualizado 06/12/2014 15:57:24 CET

BAGDAD, 15 Nov. (Reuters/EP) -

El jefe de Estado Mayor de la Defensa estadounidense, el general Martin Dempsey, ha llegado este sábado en visita por sorpresa a Irak para reunirse con los mandos norteamericanos que están preparando el refuerzo de la cooperación militar con las fuerzas iraquíes y kurdas que combaten contra los milicianos de Estado Islámico.

Se trata de la primera visita a Irak del más alto mando militar estadounidense desde que el presidente norteamericano, Barack Obama, alarmado por los avances del grupo terrorista, decidió ordenar el regreso de las fuerzas militares estadounidenses no combatientes y mandó comenzar una campaña de bombardeos contra las posiciones de Estado Islámico.

"Quiere saber de primera mano cómo está yendo nuestra contribución", ha afirmado el general Dempsey, jefe de la Junta de Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas estadounidenses, en declaraciones a Reuters tras aterrizar en Bagdad, la capital iraquí.

"Quiero escuchar de aquellos que están haciendo el esfuerzo si tienen todos los recursos que necesitan y la asistencia adecuada para usar esos recursos", ha explicado el general. La semana pasada, el presidente Obama autorizó el envío de hasta 1.500 militares a Irak, lo que supone el doble del contingente previsto para misiones de asesoramiento y entrenamiento de las fuerzas iraquíes y kurdas que combaten contra los milicianos de negro.

Dempsey tiene previsto reunirse con responsables estadounidenses encargados de coordinar los esfuerzos contra Estado Islámico, incluido el jefe de la fuerza operativa norteamericana con base en Kuwait, el teniente general James Terry, además de mandos iraquíes. "El trabajo irán mejor si llevamos a cabo el plan", ha afirmado Dempsey, cuya última visita a Irak data de 2012.

La visita del jefe de Estado Mayor estadounidense llega en un momento en el que las fuerzas apoyadas por Estados Unidos han logrado retomar el control de algunas áreas importantes, como la refinería próxima a la ciudad de Baiji. Las fuerzas kurdas han logrado expulsar a Estado Islámico de la localidad de Zumar y los bombardeos estadounidenses alcanzaron hace una semana a una reunión de comandantes de Estado Islámico cerca de Mosul.

Estados Unidos mantiene en Irak unos 1.400 militares, justo por debajo del límite de 1.600 militares. La nueva autorización dada por Obama permite desplegar hasta 3.100 uniformados norteamericanos en este país.