El jefe del Pentágono asegura que no tiene intención de interceptar el petrolero iraní capturado en Gibraltar

Publicado 06/09/2019 1:47:53CET
El petrolero 'Adrian Darya 1',  anteriormente 'Grace 1'.
El petrolero 'Adrian Darya 1', anteriormente 'Grace 1'.REUTERS / JON NAZCA - Archivo

LONDRES, 6 Sep. (Reuters/EP) -

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, ha asegurado este jueves que no tiene intención de interceptar el petrolero iraní Grace 1, rebautizado como 'Adrian Darya 1', que fue retenido por las autoridades gibraltareñas en julio y se dirige ahora hacia la ciudad griega de Kalamata.

"No hablamos de planes, pero actualmente no tengo intención de sentarme en mi mesa y hacer tal cosa", ha indicado Esper durante una rueda de prensa en Londres, la capital del país.

En este sentido, el jefe del Pentágono ha manifestado que apoya la decisión tomada por otros países, como Francia, de impulsar una serie de conversaciones con Irán. "Mi opinión personal es esa, pero no soy quien está a cargo de eso, es el Departamento de Estado. Si Francia y los demás consiguen que los iraníes se sienten a la mesa para hablar sería algo bueno", ha afirmado.

El petrolero en cuestión, que se encuentra en el centro de una disputa entre Irán y varios países occidentales, desconectó su transpondedor a principios de esta semana cuando se encontraba en aguas del mar Mediterráneo al oeste de Siria, según datos de seguimiento de navegación del portal especializado Refinitiv.

Las autoridades gibraltareñas retuvieron al 'Grace 1' el 4 de julio bajo la sospecha de que pretendía llevar petróleo a Siria, algo que contravendría las sanciones impuestas por la UE contra el régimen de Bashar al Assad. Dos semanas más tarde, la Guardia Revolucionaria iraní capturó el petrolero británico 'Stena Impero'.

La embarcación fue liberada el pasado 15 de agosto tras recibir una misiva formal de Teherán en la que las autoridades iraníes aseguraban que el barco no descargaría sus 2,1 millones de barriles de crudo en Siria.

El barco no pudo salir antes de Gibraltar por una orden estadounidense que imponía la confiscación de "la embarcación, todo el petróleo a bordo y 995.000 dólares (unos 896.896 euros)" debido a las repetidas violaciones de la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia (IEEPA por sus siglas en inglés)".

Sin embargo, las autoridades gibraltareñas se declararon incapacitadas para cumplir la orden de incautación dictada contra este petrolero, alegando que Estados Unidos dictó esta orden en virtud de las sanciones impuestas por Washington contra las autoridades iraníes, en el marco de la disputa entre ambos países, y restauradas después de que la nación norteamericana abandonara el acuerdo nuclear firmado en 2015 con la república islámica.

Varios altos cargos han confirmado a la agencia de noticias Reuters que llevar a cabo acciones militares como abordar el petrolero no han sido tomadas en consideración dado que esto conllevaría una escalada de la tensión entre las partes.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dejó la puerta abierta el miércoles a una posible reunión con el dirigente iraní, Hasán Rohani, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas prevista para finales de septiembre en la ciudad de Nueva York.

Contador

Para leer más