Actualizado 08/07/2015 13:51 CET

El MH17 volaba 300 metros por encima de la zona de exclusión aérea en el momento del siniestro

Contradicciones entre la aerolínea y organizaciones internacionales sobre la seguridad del espacio aéreo por el que volaba el avión

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Boeing 777 de Malaysia Airlines siniestrado el jueves en el este de Ucrania volaba en el momento del incidente a 300 metros por encima de la zona de exclusión aérea fijada por las autoridades ucranianas, según los datos de Eurocontrol.

"Según nuestras informaciones, el avión volaba a nivel de vuelo 330 (aproximadamente 33.000 pies o unos 10.000 metros) cuando desapareció del radar. La ruta había sido cerrada por las autoridades hasta el nivel 320 pero estaba abierta a la altura por la que volaba el avión", según ha informado Eurocontrol en un comunicado.

La aerolínea Malaysian Airlines ha hecho saber, en este sentido, que el avión, que cubría el trayecto Ámsterdam - Kuala Lumpur seguía "una ruta de vuelo usual" y que había sido declarada previamente como "segura" por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Esta declaración, no obstante, es contradictoria con una advertencia emitida el pasado 3 de abril por la propia OACI en la que se informaba de "una situación potencialmente insegura derivada de la presencia de más de un proveedor de servicios de tráfico aéreo en la región".

Malaysia Airlines mantiene, citando a la Asociaciación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) que el espacio aéreo por el que volaba el avión no estaba sujeto a restricciones.

Tras el siniestro, el Gobierno de Ucrania ha ordenado este viernes el cierre de espacio aéreo sobre las regiones de Donetsk y Lugansk, en el este del país, un día después de comunicar a la agencia Eurocontrol el límite del vuelo de aviones de pasajeros por estas zonas.

INVESTIGACIÓN INTERNACIONAL

A partir de los próximos días se espera el desarrollo de una investigación internacional en la que estarán involucrados varios países, entre ellos Ucrania, como escenario del suceso, Malasia, como propietaria del avión, y Estados Unidos, como fabricante, según ha explicado a Europa Press la vicepresidenta de la Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo de España (APROCTA), Guadalupe Cortés.

"Las normas internacionales de investigación están reflejadas en el anexo 13 del código de la OACI. También es habitual que se invite a los países que han tenido que lamentar víctimas mortales en los accidentes", ha explicado Cortés, que aprovechó para extender sus condolencias a las familias en nombre de APROCTA.

APROCTA expresó su "consternación" por el suceso, del que eludio hacer más valoraciones a la espera de los resultados de la investigación.

Para leer más