Obama y Erdogan acuerdan trabajar juntos para "reducir el flujo de combatientes extranjeros"

Actualizado 23/07/2015 13:46:35 CET
REUTERS

WASHINGTON, 23 Jul. (Reuters/EP) -

Los presidentes de Estados Unidos y Turquía, Barack Obama y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, han acordado este miércoles durante una conversación telefónica trabajar juntos para "reducir el flujo de combatientes extranjeros y proteger la frontera turca con Siria".

La Casa Blanca ha detallado en un comunicado que ambos líderes han discutido además la posibilidad de incrementar su cooperación en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.

La conversación ha tenido lugar apenas dos días después de que 32 personas murieran y alrededor de un centenar resultaran heridas en un atentado perpetrado en la localidad turca de Suruç, ubicada cerca de la frontera con Siria.

El atentado fue ejecutado contra un centro cultural en el que se encontraban reunidos decenas de voluntarios que pretendían viajar a la localidad siria de Kobani, escenario de enfrentamientos entre las fuerzas kurdas y el grupo yihadista Estado Islámico, para participar en la reconstrucción de la ciudad.

El centro atacado está gestionado por el Ayuntamiento de Suruç, controlado por el Partido Democrático Popular, y suele acoger visitas de periodistas y de voluntarios que trabajan con refugiados procedentes de la ciudad siria de Kobani, que enlaza con Turquía a través de Suruç.

Kobani, situada en la frontera con Turquía, es la principal ciudad kurda del norte de Siria y en los últimos meses ha sido escenario de violentos combates entre el Estado Islámico y las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdas, que finalmente han logrado expulsar a los yihadistas con la ayuda de los bombardeos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

La Federación de Asociaciones de Juventudes Socialistas (SGDF) anunció que entre el 19 y el 24 de julio un grupo de voluntarios viajarían a Kobani para participar en la limpieza y reconstrucción de la ciudad. En concreto, habían proyectado la construcción de una biblioteca y la reconstrucción de un museo levantado por Rifat Horoz, uno de los milicianos de las YPG caídos en la batalla de Kobani.

Para leer más