Actualizado 02/05/2014 11:38

La OLP dice que declarar Israel como "Estado nación del pueblo judío" daña la solución basada en dos estados

MADRID, 2 May. (EUROPA PRESS) -

   La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) ha afirmado este jueves que los planes del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, para declarar Israel como "Estado nación del pueblo judío" dañarían las posibilidades de alcanzar un acuerdo basado en la creación de dos estados sobre las fronteras de 1967.

   Un alto cargo de la organización ha resaltado que la OLP ya reconoció a Israel en 1988 y 1993. "Si Netanyahu quiere presionar a los palestinos debería recordar que única referencia a un estado judío es la resolución 181 de Naciones Unidas", ha dicho.

   "Los palestinos, por tanto, estarían dispuestos a reconocer a Israel como estado judío únicamente en base a dicha resolución. Ni más ni menos", ha sostenido, en declaraciones al diario israelí 'Haaretz'.

   Dicha resolución, aprobada en noviembre de 1947 por la Asamblea de Naciones Unidas, recomendó un plan de partición del territorio, que entonces se encontraba bajo mandato británico, dividiéndolo en un estado árabe, un estado judío y un área bajo control internacional en la ciudad de Jerusalén.

   "Promoveré una ley fundamental que definirá a Israel como Estado nación del pueblo judío", ha declarado este jueves Netanyahu en Tel Aviv, en el mismo lugar en que en 1948 se firmó la declaración de independencia.

   En lugar de contar con una Constitución al uso, el Parlamento israelí ha ido aprobado una sucesión de leyes fundamentales que definen los poderes gubernamentales, legislativos y judiciales, al tiempo que protegen los derechos y libertades de la población.

   Los palestinos se han negado a reconocer a Israel como Estado judío en la medida en que temen una discriminación de la minoría árabe, alrededor de una quinta parte de la población israelí. Además, consideran que esa consideración anularía el derecho de los refugiados palestinos a volver a lo que hoy es Israel.

   En este sentido, Netanyahu ha prometido que estarían garantizados la "plena igualdad" y los "derechos sociales" de todos los ciudadanos en "un Estado judío y democrático".

Más información