Omar Hasán al Bashir dimite como presidente de Sudán, según fuentes gubernamentales

Omar al Bashir visita Darfur
REUTERS / MOHAMED NURELDIN ABDALLAH - Archivo
Actualizado 11/04/2019 10:24:17 CET

EL CAIRO, 11 (Reuters/EP)

El presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, ha presentado este jueves su dimisión para dar paso a un consejo de transición que gestionará el rumbo del país, según han informado fuentes gubernamentales y un ministro provincial.

El ministro de Producción y Recursos Económicos en la región de Darfur del Norte, Adel Mahjub Husein, ha asegurado a la cadena de televisión emiratí Al Hadath que "hay consultas para formar un consejo militar que asuma el poder después de que haya renunciado el presidente (Omar Hasán) Al Bashir".

Fuentes sudanesas han confirmado la información y han contado a Reuters que Al Bashir está en la residencia presidencial con una "importante escolta". Además, un reportero de Reuters ha podido constatar que varios militares han irrumpido en la sede principal del movimiento islámico que lidera Al Bashir.

El presidente sudanés cede así a las presiones de los manifestantes que llevan desde diciembre reclamando su salida del cargo que ocupa desde 1989 por la grave crisis económica que vive el país. Las protestas comenzaron por el aumento del precio del pan y por la escasez de combustible y de dinero en metálico.

Este jueves por la mañana, la cadena de televisión estatal ha informado a primera hora de que las Fuerzas Armadas harán un anuncio importante en breve. "Las Fuerzas Armadas harán una declaración importante en breve. Estén atentos", ha explicado la cadena de televisión estatal sudanesa, sin aportar más detalles.

El Ejército y las fuerzas de seguridad se han desplegado en torno a la sede del Ministerio de Defensa y en las principales carreteras y puentes de Jartum en un momento en el que miles de personas se están incorporando a la protesta que se mantiene desde hace días ante la sede del Ministerio de Defensa, según ha podido constatar un testigo de Reuters. En la sentada ante el Ministerio de Defensa en Jartum, los manifestantes están coreando "¡Ha caído, hemos ganado!!.

La cadena de televisión y la radio estatal han puesto música patriótica, un gesto que ha recordado a los sudaneses de mayor edad anteriores golpes militares en momentos de revuelta civil en el país africano.

Al Bashir, un exparacaidista que se hizo con el poder mediante un golpe de Estado en 1989, ha sido una figura que ha generado división por su forma de abordar las sucesivas crisis internas y por su enfrentamiento con Occidente.

Sudán ha sufrido largos periodos de aislamiento desde 1993, cuando Estados Unidos incorporó a Sudán a su lista de países patrocinadores del terrorismo por dar refugio a terroristas islamistas. Al Bashir está imputado por Tribunal Penal Internacional (TPI) por cargos de genocidio en la región sudanesa de Darfur (oeste) durante la campaña contra la insurgencia que comenzó en 2003.

La última crisis llegó el fin de semana a su punto más álgido, cuando miles de manifestantes comenzaron a acampar ante el Ministerio de Defensa, en el centro de Jartum, donde está situada la residencia de Al Bashir. El martes se registraron enfrentamientos entre militares que protegían a los manifestantes y agentes de seguridad y de Inteligencia que intentaron disolver la protesta. Los enfrentamientos dejaron once muertos, incluidos seis militares, según informó el Gobierno.

Desde el 19 de diciembre, Sudán se ha visto marcado por las continuas protestas contra el presidente por el intento del Gobierno de subir el precio del pan y por la grave crisis económica, que ha derivado en escasez de combustible y de dinero en efectivo.

La oposición ha pedido a las Fuerzas Armadas que ayuden a negociar para poner fin a las casi tres décadas de mandato de Al Bashir y para comenzar una transición a la democracia.

Contador

Para leer más