Publicado 21/12/2015 19:13CET

La oposición de Níger rechaza el registro de votantes y pone en duda las elecciones

NIAMEY, 21 Dic. (Reuters/EP) -

La oposición de Níger ha rechazado este lunes el nuevo registro de votantes que ha sido auditado, afirmando que el proceso no ha cumplido con los requisitos que pedían y también ha puesto en duda las elecciones presidenciales y parlamentarias que previsiblemente se celebraran en febrero.

El portavoz de los partidos de la oposición, Ousseini Salatou, ha rechazado las listas de votantes justo después de que el primer ministro, Brigi Rafini, anunciara que el proceso de auditoría había finalizado. "Hasta la fecha no hay un registro de votantes. Pueden entregar este registro a la comisión electoral, pero nosotros decimos que no hay un registro y que no habrá elecciones", ha asegurado.

Níger, uno de los países más pobres del mundo, tiene una historia de inestabilidad política y de golpes de Estado. El Gobierno del presidente Mahamadou Issoufou aceptó el pasado 12 de diciembre que se realizara una auditoría de votantes, afirmado que lo hacía para garantizar la transparencia y las elecciones pacíficas, en lo que fue visto como una victoria para la oposición.

Pero los representantes de la oposición se retiraron del proceso para seleccionar a la empresa responsable, ya que argumentaron que no se había encontrado ningún candidato satisfactorio. A pesar de ello, los aliados de Issoufou continuaron el proceso sin el apoyo de la oposición.

La auditoría la ha llevado a cabo una empresa local en lugar de expertos internacionales, una demanda que exigió la oposición aunque el primer ministro Rafini ha considerado que no era factible por el ajustado calendario electoral. "Tenemos un registro de votantes que está cerca de la perfección", ha declarado en la radio nacional. "Es una pena que algunos partidos se retiraran, pero es un trabajo de calidad".

TENSIONES ENTRE EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN

Desde que Issoufou ganara las elecciones en 2011, un año después de que su predecesor fuera derrocado en un golpe de Estado, se ha convertido en un importante aliado de Occidente en el conflicto contra milicianos islamistas de la región.

Issoufou es el favorito para ganar la reelección, aunque los críticos afirman que se ha convertido poco a poco en un presidente autoritario y que ha desatado una campaña de represión antes de las elecciones.

En una intervención en televisión la semana pasada, Issoufou aseguró que las autoridades habían descubierto un complot para derrocar al Gobierno. Nueve sospechosos fueron arrestados, entre ellos altos cargos militares.

El director de la Inteligencia y análisis de la consultora Africapractice en Londres, Roddy Barclay, ha afirmado que la posibilidad de que la oposición elija no participar en las elecciones aumentaría el riesgo de agitación. "Cualquier boicot hace que aumente el riesgo de marginar aún más a la oposición, la cuál tendrá que recurrir a la política de la calle para conseguir que se escuche su voz", ha asegurado.

Para leer más