Países Bajos evacua a personal diplomático de Pakistán tras las amenazas por proteger a la cristiana Asia Bibi

Publicado 12/11/2018 23:56:16CET

ISLAMABAD, 12 Nov. (Reuters/EP) -

Países Bajos ha evacuado a parte de su personal de su Embajada en Islamabad después de que recibieran graves amenazas por proteger a una abogada cristiana acusada de blasfemia, Asia Bibi.

"Por desgracia se han lanzado amenazas contra Países Bajos y los diplomáticos holandeses", ha explicado el ministro de Asuntos Exteriores holandés, Stef Blok, en declaraciones a la emisora NPO. "He abordado esta cuestión con mi colega paquistaní", ha añadido.

La Embajada cerró sus puertas durante un breve periodo y "un importante número de trabajadores" ha ha regresado al país europeo, ha explicado Blok.

Grupos de islamistas radicales han cortado calles y defendido el asesinato de jueces después de que el Tribunal Supremo anulara el pasado 31 de octubre la pena de muerte impuesta por blasfemia a Bibi, madre de cinco hijos. Bibi pasó ocho años en el corredor de la muerte.

El abogado de Bibi, Saiful Mulook, también huyó a Países Bajos tras el veredicto tras denunciar amenazas de muerte y el pasado jueves se le concedió asilo provisional.

El viernes, el Gobierno holandés informó de que su Embajada había interrumpido su funcionamiento provisionalmente "debido a circunstancias ajenas a nuestro control". La prensa paquistaní ha informado de que los holandeses tuvieron que cerrar debido a las amenazas, extremo que no ha sido corroborado hasta hoy.

Bibi, de 53 años, fue excarcelada el pasado 7 de noviembre tras ocho años de prisión por una condena por blasfemia de 2010 tras ser acusada de hacer comentarios despectivos sobre el islam después de que unos vecinos se quejaran de que bebiera agua de su vaso porque no era musulmana.

La mujer siempre ha negado haber blasfemado y sus representantes han defendido que mantenía una disputa con sus vecinos y que quienes la acusaron han entrado en contradicciones.

Su caso ha generado malestar en los cristianos de todo el mundo y ha sido una fuente de división en Pakistán, donde dos políticos que mostraron su apoyo a Bibi fueron asesinados, uno de ellos el gobernador de Punyab, Salman Tasir, asesinado por su propio guardaespaldas.

Insultar al profeta Mahoma es punible con la muerte en virtud de la legislación paquistaní y las acusaciones de blasfemia provocan reacciones tan graves en la sociedad que en muchos casos es muy difícil defenderse frente a la reacción. Decenas de personas han sido asesinadas tras acusaciones de blasfemia, en ocasiones por turbas.