Actualizado 22/02/2022 12:16

Rusia dice que los Acuerdos de Minsk "llevan más de un año sepultados" por el "sabotaje" de Ucrania

Archivo - El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov.
Archivo - El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov. - -/Russian Foreign Ministry/dpa - Archivo

En directo | Crisis en Ucrania

Moscú recalca que Lavrov sigue abierto a reunirse este jueves con Blinken para impulsar la vía diplomática

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha recalcado este martes que los Acuerdos de Minsk "llevan más de un año sepultados" por el "sabotaje" de Kiev a los compromisos que adquirió en el marco de los mismos, un día después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, reconociera la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.

Lavrov ha señalado en declaraciones a la cadena de televisión rusa Rossiya 24 que "todo el mundo entiende que los acuerdos ya fueron sepultados". "No somos nosotros quienes los enterramos", ha manifestado, antes de asegurar que Ucrania "obliga" a sus socios occidentales a compartir o a "tragarse en silencio" su "rusofobia".

Así, ha incidido en que "los acuerdos de Minsk llevan más de un año sepultados debido a esas acciones de Kiev de sabotaje de sus compromisos y debido a la connivencia e incluso, tal vez, a la indulgencia de Occidente ante semejante enfoque del régimen de Kiev".

El ministro de Exteriores ruso ha destacado además que Moscú se compromete a garantizar la seguridad de Donetsk y Lugansk y ha recordado que "se han firmado los tratados de amistad, cooperación y asistencia mutua entre Rusia y estos nuevos estados, la seguridad de los cuales nos comprometemos a garantizar", tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.

En esta línea, ha denunciado que desde el inicio inicio "los Acuerdos de Minsk fueron pisoteados por el régimen ucraniano". "Inmediatamente después de la firma de los Acuerdos de Minsk, el entonces presidente (Petro) Poroshenko llegó a la Rada Suprema y comenzó a justificarse, en lugar de defender ese documento crucial, que permitió detener la guerra y abrió el camino para una solución pacífica y para conservar la integridad territorial de Ucrania", ha dicho.

Lavrov ha resaltado que el entonces ministro de Exteriores ucraniano, Pavlo Klimkin, señaló entonces que los acuerdos "no cuestan nada" y "son sólo un trozo de papel", al tiempo que ha argüido que "nadie podría asegurar que el régimen ucraniano, a partir del golpe de Estado de 2014, representa a todo el pueblo que habita en el territorio".

"Muchas regiones rechazaron semejante paso anticonstitucional, que abrió páginas trágicas en la historia de Ucrania, y todo lo ocurrido en Crimea, lo ocurrido en el este ucraniano demuestra, hasta que punto llega el rechazo a ese Gobierno, a ese régimen", ha argumentado Lavrov.

El ministro ha dicho además que la reacción occidental es la "esperada". "Durante las últimas décadas se acostumbraron a atribuir a Rusia todas las desgracias y culparla de todo", ha señalado, al tiempo que ha asegurado que Occidente iba a imponer sanciones a Moscú en cualquier caso, ya fuera con motivos o sin ellos.

En este contexto, la portavoz del Ministerio, Maria Zajarova, ha resaltado que Moscú aún está abierto a la diplomacia y ha agregado que Lavrov aún espera reunirse el jueves con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, según la agencia alemana de noticias DPA. "Dijimos incluso en los peores momentos que estamos preparados para el proceso de negociaciones", ha zanjado.

Putin reconoció el lunes la independencia de ambas regiones ucranianas y ordenó horas después la entrada de las Fuerzas Armadas rusas en las mismas en el marco de una "misión de mantenimiento de la paz", unas decisiones criticadas duramente por la mayoría de la comunidad internacional.

El Gobierno ucraniano cifró el lunes en 14.000 los muertos en los ocho años de conflicto en el este del país, antes de agregar que al menos 30.000 personas han resultado heridas, mientras que 1,5 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en Crimea y Donbás para escapar de "la ocupación" rusa del territorio de Ucrania.

Más información