Rusia protesta ante Países Bajos por la expulsión de cuatro rusos sospechosos de planear un ciberataque

Portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, Maria Zajarova
REUTERS / MAXIM SHEMETOV - Archivo
Publicado 08/10/2018 19:47:22CET

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha entregado este lunes una nota de protesta a la embajadora de Países Bajos en Moscú por la expulsión la semana pasada de cuatro rusos presuntamente miembros de los servicios de Inteligencia militar (GRU) que preparaban un ciberataque contra la Organización para la Prevención de las Armas Químicas (OPAQ).

El Ministerio de Exteriores ruso ha indicado que se ha comunicado a la embajadora, Renée Jones-Bos que "es contraproducente" que Países Bajos "continúe su participación en campañas provocativas de propaganda contra Rusia".

Así, ha dicho que el último ejemplo de esta supuesta campaña fue "la conferencia de prensa celebrada el 4 de octubre en La Haya, durante la cual se lanzaron acusaciones sobre los preparativos para un supuesto ciberataque de los representantes rusos contra la OPAQ en abril de 2018".

"Estos pasos de la administración de La Haya causan un daño irreparable a las relaciones bilaterales, toda la responsabilidad del cual recae en Países Bajos", ha remachado, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

Los cuatro expulsados tenían pasaporte diplomático y entre ellos había un experto en nuevas tecnologías y miembros de apoyo, según las fuentes oficiales citadas por la cadena BBC. Durante la operación, las fuerzas neerlandesas se incautaron de un ordenador que se había usado en Brasil, Suiza y Malasia.

En rueda de prensa, la ministra de Defensa holandesa, Ank Bijleveld, confirmó el intento de ciberataque y pidió a Rusia que cese sus actividades cibernéticas que buscan "socavar" las democracias occidentales, según informa Reuters. Según la ministra, los detenidos no consiguieron acceder a los sistema de la OPAQ.

Según la presentación realizada por el jefe de la Inteligencia militar neerlandesa, el general Onno Eichelsheim, los cuatro rusos llegaron a Países Bajos el 10 de abril y fueron detenidos con material de espionaje en un hotel situado en las proximidades de la sede de la OPAQ.

En esos momentos, el organismo estaba trabajando para verificar la identidad de las sustancia empleada en el ataque en marzo en Salisbury, Reino Unido, contra el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Julia. Además, estaba tratando de verificar la identidad de la sustancia empleada en un supuesto ataque químico en Duma, Siria.

Los cuatro rusos fueron detenidos el 13 de abril y expulsados a su país, explicó Eichelsheim, que dijo que planeaban viajar a un laboratorio en Spiez, en Suiza, usado por la OPAQ para analizar las muestras de armas químicas. Asimismo, se cree que habrían espiado la investigación del derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines derribado por un misil en julio de 2014 sobre Ucrania.

Según Eichelsheim, la Inteligencia militar rusa "está activa aquí en Países Bajos (...) donde tienen su sede muchas organizaciones internacionales".

Rusia salió al paso de estas acusaciones. Una fuente del Ministerio de Exteriores ruso aseguró que Moscú nunca organizó ciberataques contra la OPAQ. "No hubo ningún ataque, ni podría haber", señaló, antes de subrayar que estas acusaciones "no tienen nada que ver ni con la Convención sobre Armas Químicas ni con la organización".

Contador