Actualizado 29/03/2021 21:31 CET

Turquía, Jordania y Líbano reclaman más ayuda internacional para atender a los refugiados sirios

Archivo - Refugiados sirios en el campo de Azraq, en Jordania
Archivo - Refugiados sirios en el campo de Azraq, en Jordania - MOHAMMAD ABU GHOSH / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

BRUSELAS, 29 (EUROPA PRESS)

Turquía, Líbano y Jordania, los tres principales países de acogida de los refugiados sirios, han reclamado este lunes más implicación de la comunidad internacional para gestionar la gran comunidad de refugiados que hospedan, apuntando a que se debe incrementar la ayuda a estos países y empezar a trabajar en las condiciones para permitir el regreso a Siria de los desplazados.

La petición de los países de acogida ha llegado en la primera jornada de la 5ª Conferencia de Bruselas centrada en el futuro de Siria, que busca movilizar fondos para dar apoyo a los refugiados sirios cuando se cumplen diez años del inicio de la guerra. Esta primera jornada ha servido para lanzar el debate aunque hasta este martes no se conocerá la cantidad total movilizada.

El ministro jordano de Desarrollo Social, Ayman Mufleh, ha puesto el énfasis en que la situación de los refugiados plantea "muchos desafíos" y ha recordado que el año pasado se cubrieron solo el 50% de financiación para colmar las necesidades de esta comunidad en su país. A esto, se añade la crisis que representa el coronavirus, ante la cual Jordania es el primer país que está ofreciendo vacunación a los refugiados.

Por parte de Turquía, el viceministro de Familia, Trabajo y Asuntos Sociales, Mehmet Bagli, ha coincidido en que la pandemia complica la situación de los refugiados sirios. "Los temas migratorios no pueden ser abordados por un solo país, debemos atajar los temas de forma global y la gestión por parte de un solo territorio no es suficiente", ha reclamado, haciendo un llamamiento a nivel internacional.

En este sentido, ha alabado la intención de la UE de abordar con Turquía la renovación del acuerdo migratorio y ha reclamado que la ayuda internacional se centre en las comunidades de acogidas, pero también en promover la vuelta segura de los sirios a su país.

Líbano, el país que más refugiados ha acogido en porcentaje con su población, su ministro de Asuntos Sociales, Ramzi Mcharrafieh, ha defendido la gestión libanesa, indicando que trabaja en un plan para aumentar la protección social de los más vulnerables sin atender a su nacionalidad, algo que servirá para que "nadie se quede atrás".

BRUSELAS ALERTA DE LA CRISIS ALIMENTARIA

Por parte de la Comisión Europea ha participado el responsable de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, quien ha puesto el focos sobre la inseguridad alimentaria y la necesidad de asistencia humanitaria dentro de Siria.

"El precio de productos básicos ha subido un 236% y hasta el 60% sufre inseguridad alimentaria en Siria y la situación del coronavirus solo ha agravado la situación", ha apuntado Lenarcic.

El comisario esloveno ha recalcado que más de dos millones de sirios son dependientes de la ayuda humanitaria, por ello ha subrayado la necesidad de garantizar la seguridad de los trabajadores humanitarios locales y permitir el acceso humanitario a las zonas más sensibles.

LA INFANCIA, VÍCTIMA PRINCIPAL

También se ha referido a la situación en Siria la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, quien ha recordado que hay "millones de desplazados internos o que huyen a través de las fronteras de Siria" y una violencia "sobrecogedora" que "ha matado o herido a 12.000 niños", aunque "probablemente hayan sido muchos más".

"En toda Siria, casi el 90% de los niños necesita ayuda humanitaria. 3,2 millones dentro de Siria y en los países vecinos no asisten a la escuela. Son vulnerables a la violencia, la explotación, el matrimonio infantil, el trabajo infantil o se ven obligados a combatir", ha señalado.

Fore ha explicado que en algunas zonas del noroeste del país, "la desnutrición aguda se acerca al umbral de emergencia del 15 por ciento entre los niños desplazados, en zonas de difícil acceso y en los campamentos".

"Ante los ojos del mundo, a medio millón de niños con retraso del crecimiento en Siria se les está robando su pleno potencial desde una edad muy temprana. Nunca podrán desarrollar cerebros sanos o cuerpos fuertes si sufren retraso en el crecimiento entre su tres y sus cinco primeros años de vida. Los niños no pueden esperar", ha advertido.

Fore ha destacado que "Siria se está desintegrando delante de nuestros ojos". "Después de diez años, es hora de bajar las armas, ir a la mesa de negociación y alcanzar un acuerdo de paz duradero", ha remachado.

Contador

Para leer más