El delegado de CCOO presuntamente amenazado por policías municipales reclamará al juez una orden de alejamiento

Jaime Cedrún y Emiliano Herrero, de CCOO
CCOO
Actualizado 04/12/2017 15:07:03 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El delegado de CCOO que fue presuntamente amenazado en un chat policial va a reclamar al juez que adopte medidas cautelares contra los agentes, en particular, que se ratifique en las adoptadas por el Ayuntamiento y que fije una orden de alejamiento.

Según han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, esta va a ser la petición de la defensa del sindicato, que incluye, por ejemplo, la referida orden de alejamiento, una protección de escolta oficial o la restricción de acceso a las bases policiales.

El Consistorio madrileño ya retiró el pasado 22 de noviembre el arma y la credencial a los tres agentes y se les impidió la entrada a dependencias policiales. Además, se les impidió el acceso a los archivos informáticos y a cualquier base de datos de la Policía.

Los tres policías municipales denunciados se encuentran declarando desde las 14.20 horas aproximadamente ante el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 42, Juan José Escalonilla, por las supuestas amenazas vertidas contra un delegado de CCOO en el polémico chat donde un pequeño grupo de agentes insultó, entre otros, a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Tras escucharlos, el juez puede tomar la decisión de si los hechos son constitutivos de delito y si procede acordar medidas cautelares, como la orden de protección solicitada por el delegado sindical.
El magistrado ha aceptado la personación del Ayuntamiento de Madrid y CCOO.

El secretario de Policía Municipal del sindicato, Emiliano Herrero, también anunció su intención de personarse como acusación particular en la causa. De hecho, el juez ya ha dado traslado a las partes de tal denuncia.

El chat, que aún sigue activo según CCOO, fue creado hace dos años para tratar el asunto del turno de noche del Cuerpo y lo componían unos 150 personas, cifra que ha quedado reducida hasta apenas 24. Todo comenzó tras los atentados en Cataluña de este mes de agosto, cuando un grupo de cinco o seis agentes comenzaron a ofender a Carmena por su posición sobre el conflicto catalán.

Fue este delegado sindical de CCOO, integrante de ese chat, el que les reprochó allí sus comportamientos. A partir de ese momento comenzó a recibir insultos y amenazas continuadas y fue expulsado de la conversación. Por todo ello, decidió interponer una denuncia ante el Juzgado de Guardia, explicaron desde el sindicato.