La CE alerta sobre pérdida de empleos por objetivos muy ambiciosos de reducción de emisiones de coches

Recurso coches
GANVAM - Archivo
Publicado 26/09/2018 16:55:23CET

BRUSELAS, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una transición rápida y unos objetivos demasiado ambiciosos para la reducción de emisiones contaminantes de coches y furgonetas podría conducir a la pérdida de numerosos empleos en la industria europea del automóvil relacionados con los motores de combustión, según ha advertido este miércoles la Comisión Europea en un documento elaborado en medio de las negociaciones para renovar la meta del bloque comunitario en esta materia para 2030.

El nuevo análisis de impacto de Bruselas tiene el objetivo de añadir información a las conversaciones que tienen que comenzar entre el Parlamento Europeo y los Estados miembros una vez que ambas instituciones hayan fijado su postura sobre la materia. En él, el Ejecutivo comunitario analiza, entre otras cosas, cómo se comportaría el empleo en varios escenarios distintos caracterizados por diferentes niveles de ambición en el recorte de emisiones.

Así, por ejemplo, establece que con un objetivo de reducción de emisiones de coches y furgonetas del 30% para 2030 --el propuesto por la propia Comisión Europea--, se crearían 46.000 empleos en toda la UE, mientras que la cifra ascendería levemente a 47.000 empleos con una meta del 45% y a 69.000 si el recorte buscado al final de la próxima década fuese del 75%.

Sin embargo, Bruselas remarca en el análisis que, por el contrario, los puestos de trabajo ya existentes relacionados con la producción de vehículos ligeros con motor de combustión "corren el riesgo de perderse si la transición es demasiado rápida".

En concreto, mientras que el Ejecutivo comunitario piensa que se perderían 2.000 de estos empleos con un objetivo del 30%, la cifra asciende a los 59.000 puestos de trabajo con una meta del 45% y a los 92.000 con un objetivo del reducción del 75%.

Bruselas explica estas diferencias argumentando que la meta del 30% conduce a una "transición gradual" caracterizada por un "número casi estable" de empleos en el sector automovilístico porque se seguirían produciendo coches híbridos en las fábricas actuales y se mantendría la cuota de coches eléctricos por debajo del 10% en 2030.

"En escenarios con mayores objetivos que lleven a un incremento rápido de la cuota de mercado de coches con baterías eléctricas se observa una pérdida de empleos en el sector del automóvil", avisa la Comisión Europea en el documento publicado este miércoles.

MAYOR PENETRACIÓN DE VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

En efecto, según las estimaciones que recoge el análisis de impacto, si la UE se fija un recorte de emisiones de vehículos ligeros del 30%, la cuota de mercado de coches híbridos sería en 2030 del 11%, mientras que la de coches eléctricos sólo ascendería al 7%. Sin embargo, si el objetivo fuera del 45%, los vehículos híbridos representarían en ese año el 22% y la cuota de los eléctricos ascendería al 23%.

El eurodiputado de Equo, Florent Marcellesi, ha criticado el enfoque del estudio por no tener en cuenta el impacto positivo sobre otros aspectos como el medio ambiente y la salud. "Al asumir el chantaje del empleo en lugar de destacar el impacto positivo global de la movilidad sin emisiones sobre el empleo, la economía, el medio ambiente y la salud, la Comisión está perjudicando la credibilidad de las instituciones", ha denunciado.

Por su parte, el Ejecutivo comunitario se ha defendido señalado que el análisis de impacto tiene el objetivo de aportar más información a las dos instituciones europeas con poderes legislativos, al tiempo que ha recordado que ya elaboró informes similares cuando la Eurocámara y los países todavía estaban negociando las directivas sobre energías renovables y eficiencia energética.

Bruselas presentó a finales de 2017 su propuesta para renovar el objetivo de reducción de emisiones de vehículos ligeros, que estableció en el 30% para 2030. Todavía quedan muchos pasos por delante hasta que sea aprobada formalmente, pero la Eurocámara fijará el próximo miércoles su posición negociadora. En la Comisión de Medio Ambiente, los eurodiputados abogaron por elevar la meta al 45%.

La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió este martes de que fijar un objetivo superior al 30% planteado por la Comisión Europea podría perjudicar a la industria europea. "La propuesta de la Comisión tiene una base razonable. Cualquier cosa que vaya más allá corre el riesgo de desvanecer la industria automovilística", señaló según recogió la agencia Reuters.