Actualizado 27/05/2020 12:42:06 +00:00 CET

Marlaska elude contestar a la oposición si ordenó pedir información al coronel cesado por la investigación del 8M

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

Sostiene que con otros gobiernos "ni llegaban los informes" porque se cambiaba antes a unos funcionarios, para los que exige "neutralidad"

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha eludido este miércoles contestar a las reiteradas preguntas en el Congreso de los Diputados de la oposición sobre si fue él quien ordenó que varios superiores pidieran información al coronel Diego Pérez de los Cobos, antes de ser cesado como jefe de la Comandancia de Madrid, pidiéndole detalles de la investigación judicial sobre la manifestación del 8M y el inicio del contagio de coronavirus.

En una ofensiva con siete preguntas en la sesión de control del Congreso, el PP ha solicitado que restituya en el cargo al coronel Pérez de los Cobos y que se "marche si le queda algo de dignidad", lo mismo que ha exigido Vox, que además ha anunciado una querella por estas supuestas presiones. Ciudadanos ha cuestionado la versión del Ministerio del Interior y ha acusado al Gobierno de querer una "administración servil" por los ceses sin justificación.

"¿Fue usted el que ordenó llamar al coronel y ordenó el cese? Son las preguntas que haría siendo juez", le ha dicho el diputado de Ciudadanos Edmundo Bal. Como ayer tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros, Grande-Marlaska ha negado injerencias en la investigación del Juzgado 51 de Madrid y ha dicho que no tiene ni conoce el informe que la Guardia Civil remitió a la instructora, Carmen Rodríguez-Medel.

SU EQUIPO, "EXCELENTES PROFESIONALES"

El ministro ha defendido a su secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, y a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, por ser unos "excelentes profesionales" y ha insistido en la versión de que Pérez de los Cobos fue relevado por una remodelación de equipos que afecta a cargos de libre designación. El lunes Interior lo achacó a pérdida de confianza.

"Hay un informe que desconozco, que está donde tiene que estar para que lo valore la autoridad judicial. ¿Dónde ha existido la injerencia? En otras ocasiones no llegaban los informes porque se cambiaba a la gente para que los informes no se realizaran", ha dicho entre aplausos de la bancada de PSOE y Podemos. Luego Grande-Marlaska ha señalado que está "encantado" de formar parte de un Gobierno progresista.

En este sentido, el ministro ha afeado el "flaco favor" que hacen los grupos parlamentarios que han aireado las llamadas telefónicas a Pérez de los Cobos con supuestas presiones tanto de la directora del Instituto Armado, María Gámez, como de dos generales, José Antonio Berrocal, jefe de la Zona de Madrid, y Fernando Santafé, jefe del Mando de Operaciones Territoriales.

El titular del Interior ha recordado las "falsedades" que ha escuchado contra él por ser un "censurador, por abuso, por ser criminal o querer engrilletar" y ha comentado, sin citar a Pérez de los Cobos, que lo que pide es "neutralidad en los funcionarios públicos, porque sin eso no hay Estado de Derecho".

EQUIPARACIÓN NO ES "COMPRAR VOLUNTADES"

En el bronco debate se ha mezclado su versión con la defensa del anuncio del pago del último tramo de subida salarial por el acuerdo de equiparación entre policías, algo que no significa que quiera "comprar voluntades", según ha dicho después de que el PP haya censurado el momento del anuncio por suponer un intento de "traficar" con el anuncio para silenciar las quejas por el cese de Pérez de los Cobos.

Grande-Marlaska, por su parte, ha cuestionado que los policías compartan la idea de Vox de llevar una iniciativa al Congreso para pedir más dinero para una "equiparación real" en medio de la crisis sanitaria por la Covid-19.

Grande-Marlaska ha pedido al PP que no se "contagie del odio y la crispación de la extrema derecha" y ha evitado entrar en el cuerpo a cuerpo con víctimas del terrorismo como María Teresa Jiménez Becerril. Esta diputada del PP ha sostenido que el ministro del Interior se ha convertido con sus decisiones en "héroe para los independentistas y villano para quienes defienden a la Benemérita".