Sánchez dice que las garantías sobre Gibraltar se mantienen aunque Londres no apruebe el acuerdo de salida

418238.1.644.368.20181212101307
Vídeo de la noticia
Actualizado 12/12/2018 11:38:16 CET


Con la vista en Cataluña, avisa de que el proceso ha creado en Reino Unido una crisis constitucional sin precedentes

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado este miércoles que, aunque Reino Unido finalmente no apruebe el acuerdo negociado con Bruselas para el Brexit, las garantías sobre Gibraltar que España obtuvo del Consejo y la Comisión Europea "seguirán en vigor" y no decaerán.

Se trata de las dos declaraciones en las que se deja claro que Gibraltar no formará parte de los acuerdos de la relación futura de la UE con Reino Unido, sino que deberá ser objeto de acuerdos separados que cuenten con el consentimiento previo de España.

Con esos acuerdos, ha incidido Sánchez, la posición española se ve "sustancialmente reforzada". El jefe del Ejecutivo ha incidido en que se trata de documentos vinculantes y, para abundar en su tesis, se ha valido de las palabras que dijo en Madrid el ministro alemán, Heiko Maas, defendiendo precisamente eso.

Sánchez se ha expresado así durante una comparecencia en el pleno del Congreso en la que, además, ha subrayado que la decisión de la primera ministra británica, Theresa May, de posponer la votación parlamentaria sobre el acuerdo "no va a cambiar la posición española y la de la UE".

"El acuerdo era y sigue siendo el único acuerdo posible y no cabe negociar otro, no cabe ningún tipo de renegociación", ha recalcado, citando a la Comisión Europea. Así, ha remarcado que ahora corresponde a Reino Unido tomar una decisión, sobre todo, ha apostillado, a la luz de la reciente decisión del Tribunal de Justicia de la UE que permite a Reino Unido revocar unilateralmente su decisión de salir --Sánchez apostó recientemente por un segundo referéndum--.

El jefe del Ejecutivo ha pedido a la oposición que reconozca lo que ha logrado el Gobierno de España sobre Gibraltar y ha defendido también lo negociado para el periodo transitorio del Brexit, con el fin de dar tranquilidad a la población del Campo porque no se puede "hipotecar el presente" ni "sembrar incertidumbre".

En este sentido, ha asegurado que la "reivindicación de la plena soberanía sobre Gibraltar es perfectamente compatible" con buscar acuerdos en materia económica, social, medioambiental, de cooperación policial o militares, en el marco de la OTAN.

Sánchez ha incidido en que su prioridad son los ciudadanos del Campo de Gibraltar, como lo han sido los 300.000 españoles que viven en Reino Unido y ha querido dirigirles un mensaje de tranquilidad en cualquier caso.

Además, ante la posibilidad de que Reino Unido no apruebe, finalmente, el acuerdo para el Brexit, ha afirmado que el Gobierno español está preparado para cualquier escenario. Eso sí, ha insistido en pedir a las empresas españolas que operan en territorio británico que hagan lo mismo.

LECCIONES DEL BREXIT PARA CATALUÑA

La comparecencia de Sánchez en el pleno del Congreso versaba sobre el Brexit y a la vez sobre la situación de Cataluña, y Sánchez ha dicho ver un "nexo de unión" entre ambos asuntos.

De hecho, ha dedicado parte de su intervención a defender que ambos procesos se han basado en "agravios inventados y manipulados", en desinformación y en intentos de dividir a la población con un referéndum y obligarlos a elegir entre identidades que en realidad han coexistido durante siglos. Los independentistas, ha dicho, han seguido "el mismo patrón de engaños que sus compañeros de viaje" británicos y su táctica de luego eludir responsabilidades.

Así, ha llamado a sacar lecciones del Brexit, de la división generada en Reino Unido y hasta en el seno del Partido Conservador, subrayando que la política consiste en buscar consensos, no divisiones, y apostando por "fortalecer la democracia frente a la mentira" y la manipulación.

Tanto el 'procés' como la campaña del Brexit, ha defendido Sánchez, se basan en "demoniza a quien discrepa", se "fuerza a la población a militar en campos enfrentados", se "construye una ensoñación que choca con la realidad" y, además, "se avanza contra la historia y contra la razón", que dicta que "los desafíos globales exigen respuestas globales" e integración.

A su modo de ver, ya está claro que el Brexit tendrá "consecuencias muy dolorosas" en cualquier escenario, con caídas del PIB que oscilarán entre el 1,25 y el 8,25 por ciento según el Banco de Inglaterra. Eso, ha añadido, no es una "mera estadística", sino el "empobrecimiento de millones de personas".

EL PROBLEMA ERAN LAS POLÍTICAS CONSERVADORAS

"Incertidumbres económicas e irresponsabilidad", ha dicho Sánchez, han sido las consecuencias. A ello se suma que Reino Unido vive "una crisis constitucional sin precedentes", que lejos de cohesionar al país lo ha dividido por muchos años, ya que "las costuras de Reino Unido han saltado por Irlanda del Norte, donde ven peligrar los acuerdos de Viernes Santo", por Escocia y también entre generaciones, con cientos de miles de jóvenes "frustrados" por la "irresponsabilidad de sus gobernantes" que ahora "marchan a favor del 'Remain'".

Dos años después de que el entonces primer ministro David Cameron, propusiese un referéndum para resolver lo que era un problema interno de su partido, "los británicos saben que el problema nunca estuvo en Bruselas, sino en los recortes impuestos por los Gobiernos conservadores". Y eso lo ha comparado con quienes "inventaron expolios" en Cataluña.

En la misma línea, ha dicho a quienes quieren "importar" el referéndum escocés que están ignorando que éste nace "de un Tratado internacional de hace más de tres siglos" y que cuando se hace un referéndum luego se mantiene viva "la expectativa de la repetición si el resultado no es del agrado".

Así, ha advertido de que "la fortaleza de una democracia no nace de las posiciones de dominio de una minoría mayoritaria sobre el resto de las opciones", sino en la capacidad de buscar soluciones y alcanzar consensos "frente a quienes buscan la división".