Las solicitudes de voto desde el extranjero superan ya las cifras de las últimas generales

28A.- 18 partidos aspiran a lograr escaños al Congreso y 14 al Senado en Andalucía, siete en todas las provincias
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 11/04/2019 14:23:38CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene ya contabilizadas 176.547 peticiones de inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) para votar por correspondencia en las elecciones del 28 de abril, una cifra que supera las facilitadas en las campañas de diciembre de 2015 y junio de 2016.

Este dato no es aún definitivo, aunque el plazo del llamado voto rogado acabó el 1 de abril. Pero, en todo caso, esas 176.547 solicitudes de voto suponen un incremento del 13,8% respecto a las cifras provisionales que se dieron en junio de 2016, cuando se habían recopilado 155.165 peticiones. Unos meses antes, para las elecciones de diciembre de 2015, se contabilizaron 151.061 peticiones.

Eso sí, estas cifras siguen estando muy por debajo del censo general de residentes en el extranjeros, que para estos comicios del 28 de abril son 2.099.336 inscritos. De hecho, esas más de 176.000 solicitudes representan sólo el 8,4% del CERA, según los datos recogidos por Europa Press.

FRANCIA, ALEMANIA Y REINO UNIDO, CASI LA MITAD

Buena parte de esas peticiones de españoles inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) se han cursado desde tres países de la Unión Europea: Francia (27.562 solicitudes), Alemania (21.813) y Reino Unido (19.778), y detrás aparecen Estados Unidos (14.609) y Argentina (13.297).

Por provincias, las que presentan un mayor de solicitudes de voto desde el extranjero son las más populosas, Madrid, con 37.971, y Barcelona, 21.920, pero también destacan las cifras de A Coruña con 7.795; Asturias, con 7.546; Valencia, con 6.707, y Pontevedra, con 4.441 peticiones.

Desde 2011 los residentes en el exterior tienen que 'rogar' el voto, en virtud de la reforma electoral que impulsaron el PP, el PSOE y los nacionalistas de CiU y PNV. Los partidos pretendían acabar con los casos de fraude en el voto emigrante que se venían produciendo en años anteriores, pero el efecto ha sido una caída drástica en la participación que ha llevado a que los promotores del voto rogado hayan pedido corregirlo.

Contador

Para leer más