La UE prepara un mecanismo financiero para que las empresas europeas puedan seguir operando en Irán

Publicado 13/12/2018 14:09:15CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea está trabajando en un mecanismo financiero, con la forma de una cámara de compensación de pagos, para que las empresas europeas puedan seguir operando en Irán pese a las sanciones impuestas por Estados Unidos tras su decisión de retirarse del acuerdo nuclear.

El mecanismo, anunciado por la alta representante de Política Exterior, Federica Mogherini, el pasado septiembre en la ONU, será una cámara de compensación de pagos en la que puedan intercambiarse los pagos de empresas exportadoras e importadoras sin quedar expuestas a las sanciones.

Así lo ha explicado el vocal asesor para sanciones internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Gonzalo de Salazar, durante la presentación de un 'Prontuario de sanciones internacionales' a cargo de la firma de abogados Lupicinio y el Club de Exportadores e Inversores, organizada en la sede de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE).

No obstante, ha reconocido que la elaboración de este instrumento está siendo compleja y que están por decidir cuestiones como su titularidad y su ubicación. En todo caso, la intención es que sea un mecanismo netamente europeo, que no tenga ninguna otra actividad y que quede protegido por el 'escudo' de la UE para las empresas europeas.

Con todo, los expertos participantes en el acto han advertido de que, pese a este mecanismo, las empresas sufran "efectos extraterritoriales" de las sanciones estadounidenses, especialmente si tienen intereses en Estados Unidos. "Al final, muchas empresas se ven obligadas a elegir entre el mercado estadounidense y el del otro país sancionado", ha explicado De Salazar, refiriéndose no solo al caso iraní.

Incluso para empresas que no tienen intereses en Estados Unidos, el "efecto extraterritorial" puede darse a la hora de encontrar un banco o una aseguradora que financie sus inversiones o canalice sus pagos, porque en este sector es muy frecuente que las empresas no quieran perder negocio en Estados Unidos.

En este sentido, el presidente del Club de Exportadores e Inversores, Antonio Bonet, ha explicado a Europa Press que ya hay empresas españolas que han congelado operaciones en Irán por problemas en el ámbito financiero.

De hecho, éste era ya un problema antes de que Estados Unidos reimpusiera sanciones a Irán. El pasado febrero, con motivo de un viaje a Teherán del ministro de Exteriores Alfonso Dastis, las empresas españolas con intereses allí le pidieron precisamente una solución a los problemas de financiación, porque consideraban que Estados Unidos no estaba cumpliendo su parte del acuerdo nuclear de poner fin a las restricciones en el sistema financiero.

Según las cifras que publicó entonces la prensa iraní, en 2017 las exportaciones españolas a Irán sumaron 423 millones de euros (un crecimiento de alrededor del 21 por ciento en un año), mientras las importaciones procedentes de este país ascendieron a 1.520 millones (un aumento del 74 por ciento). Antes de las nuevas sanciones, 1.400 empresas españolas tenían intereses en Irán y los sectores prioritarios eran el gas y petróleo, el acero y la construcción, especialmente la cerámica.

LAS MÁS AFECTADAS, LAS PYMES

Según Bonet, precisamente las empresas más afectadas son las pymes, porque las más grandes tienen más mecanismos para defenderse. En la presentación, el socio director de Operaciones Internacionales de Lupicinio, José María Viñals, ha destacado que existen mecanismos de protección (exenciones, 'murallas chinas', garantías legales europeas) que es posible utilizar.

"Lo cierto es que, si las inversiones están bien estructuradas y pasan el escáner de sanciones, los países sancionados pueden ser muy interesantes para nuestras empresas", ha afirmado, en una jornada en la que se ha destacado la escasa formación y conciencia acerca de este riesgo para las empresas. Además, De Salazar ha advertido de que las sanciones internacionales son una tendencia que no va a ceder.