9 de abril de 2020
 
Publicado 16/02/2020 12:13:35 +01:00CET

Irache recibe decenas de reclamaciones sobre ventas a domicilio de aparatos domésticos

PAMPLONA, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha recibido en los últimos meses decenas de reclamaciones sobre ventas a domicilio de aparatos domésticos.

Según ha explicado, en algunos casos se han llegado a pagar más de tres mil euros por productos tan variados como sillones masajeadores, aparatos de tonificación corporal, fajas para mejorar la circulación, colchones, purificadores de agua, lavadoras, televisores, enciclopedias, sartenes o relojes.

La asociación ha señalado en una nota que "en ocasiones los consumidores no tienen claro qué es lo que han firmado y solo posteriormente se dan cuenta del importe que han accedido a pagar o de que había aparatos que no le hacían ninguna falta".

En este sentido, ha destacado que en muchos de los casos las personas que firman estas compras son de edad avanzada. De hecho, ha indicado que se han dado casos "extremos" como el caso de una persona de más de ochenta años y que sufría una demencia que, "tras varias visitas de comerciales a domicilio, acabó adquiriendo una deuda de más de veinte mil euros". "Se reclamó la anulación aportando los informes médicos del afectado y finalmente, bien vía amistosa, bien vía judicial, se consiguió la anulación de la deuda", ha indicado.

Irache ha explicado que en este tipo de ventas el consumidor tiene catorce días desde que recibe el producto para echarse atrás, que es el derecho de desistimiento que recoge la ley de consumo. Para ello, debe dirigirse de forma fehaciente a la empresa para comunicar que ejerce este derecho y cancela el contrato. Pasado este plazo "las posibilidades de recuperar el dinero son más limitadas ya que se cuenta con un contrato firmado en el que el consumidor, supuestamente, ha aceptado la compra".

Muchas de estas compras, dado su alto importe, son financiadas mediante cuotas mensuales. "El impago puede generar nuevos intereses y elevar considerablemente la deuda", ha advertido la asociación.

Por todo ello, Irache ha recomendado no firmar ninguna clase de documento cuando comerciales llaman a la puerta de casa. "Si el producto le parece interesante, siempre puede pedir la documentación y darse unos días para pensarlo detenidamente", ha apuntado.

En caso de haberse firmado la compra, para echarse atrás "es muy importante hacerlo en los catorce días siguientes a recibir el producto" y "conviene hacerlo de forma fehaciente para poder demostrar que se realizó el desistimiento dentro del plazo legal". En estos casos, es necesario conservar, además del comprobante del desistimiento, el contrato y cualquier justificante de pago.