Fermín Bocos.- Cuanto peor, mejor

Actualizado 08/07/2015 12:24:47 CET

MADRID, 19 Jul. (OTR/PRESS) -

Sabido que la primera víctima de toda guerra es la verdad, hasta que una comisión internacional independiente y multidisciplinar no establezca con claridad el origen y las circunstancias en las que fue disparado el misil que derribó al avión de pasajeros del Boeing 777 de Malaysia Airlines sobre territorio de Ucrania no se podrá afirmar con objetividad quienes son los responsables del asesinato de sus 298 pasajeros.

Ante un crimen de semejante magnitud lo que procede es analizar, sin prejuicios, los datos de los que disponemos. El primero de ellos es que el atentado -pues de eso se trata- está siendo utilizado para sus fines propagandísticos tanto por el Gobierno de Kiev como por los separatistas pro rusos de la región de Donetsk. Unos y otros se acusan de estar detrás del lanzamiento del misil que derribó al avión, matando a todos sus pasajeros.

Lo evidente es que hay quien está jugando al "cuanto peor, mejor", intentando agravar las circunstancias que rodean el conflicto armado que enfrenta a los separatistas con las nuevas autoridades de Ucrania surgidas a raíz de la revuelta de Kiev. Cuanto peor, mejor, dando por buena la autoría de los separatistas para así desacreditar a Rusia a quien el Gobierno ucranio señala como proveedor del armamento que utilizan los insurgentes. También desde Washington y Bruselas (Cuartel General de la OTAN), se da como buena la versión que señala a los separatistas como autores del atentado, frente a la otra versión, la de los separatistas, quienes aseguran que el Boeing 777 habría sido derribado por un cohete disparado desde un caza del Ejército ucranio. Vistas las actuaciones de los grupos paramilitares de los separatistas no es descartable que hayan podido ser los autores del atentado pero es demasiado simple, demasiado evidente que perjudica su causa ante la comunidad internacional, horrorizada por la magnitud del crimen y sus consecuencias. Por eso creo que lo prudente sería esperar a los resultados de la investigación, sin rechazar otras posibles autorías.

En Ucrania, se está jugando una batalla política que va más allá del conflicto interno entre Kiev y los separatistas del Donetsk. Washington no oculta su interés por ensanchar los límites del territorio OTAN. Polonia, país que durante siglos fue dueño de media Ucrania, está jugando un papel muy activo en la crisis ucraniana. También Rusia, por supuesto. Pero es un hecho por el que el desorganizado Ejército ucraniano viene recibiendo ayuda de asesores extranjeros. Polacos, sobre todo. Desde Moscú se observan todos estos movimientos como un plan para meter a Ucrania en la OTAN y "cercar", de nuevo, a Rusia como en tiempos de la Guerra Fría. En este espinoso escenario nada es sólo lo que parece a simple vista. Tardaremos en saber la verdad. Saber quién dio la orden para disparar y abatir el avión a sabiendas de que era un transporte de pasajeros. Lo que ya sabemos es que son varios los actores que están jugando al letal juego del "cuanto peor, mejor". No aprendemos. Así empezaron en otros tiempos algunas guerras.

Para leer más

OTR Press

Antonio Casado

Torra, "torrat"

por Antonio Casado

Fermín Bocos

Un peligro público

por Fermín Bocos