Actualizado 22/07/2010 12:00:27 +00:00 CET

José Cavero.- Llegan un preso de Guantánamo y otro cubano.

MADRID, 22 Jul. (OTR/PRESS) -

Más de un ciudadano se ha mostrado sorprendido: España acoge presos políticos cubanos, pero también a reclusos de Guantánamo, por igual. Esto sucede por la disposición de las autoridades españolas de facilitar salidas a situaciones muy distintas, la del Gobierno cubano y la del Gobierno de Obama, ambos necesitados de resolver un problema de ubicación para sus correspondientes reclusos sin estatuto jurídico determinado, y en un cierto limbo jurídico... Pero de igual modo, España se ofreció hace unos años para dar acogida a unos cuantos dirigentes palestinos de Al Fatah...

Este miércoles, en concreto, llegan a Madrid el tercer preso de la prisión de Guantánamo que acogerá España y otro de los presos liberados por el régimen de los Castro. El preso de Guantánamo es afgano y aterrizará en Madrid a última hora de la tarde, en la base militar de Torrejón de Ardoz, según confirman fuentes gubernamentales. Cabe recordar que el primero fue un palestino, que llegó en febrero, y el segundo, un yemení, en mayo. El Gobierno español ofreció al norteamericano acoger a cinco presos de la base para ayudar al presidente de EEUU en su empeño por cerrar ese penal.

No se esperan más llegadas al menos hasta después del verano. El Gobierno español concede a los ex reclusos -sin antecedentes penales- un permiso de residencia y trabajo. Tienen libertad de movimientos dentro de España, pero no pueden salir del país. La adaptación de los presos no está siendo tan fácil como se esperaba. Walid Hijazi, palestino de 30 años, llegó con graves secuelas psicológicas de la base militar y estuvo viviendo varios meses en la habitación de un pequeño hotel familiar de una ciudad del norte de España. Se le ofreció el traslado a un piso, pero la ONG que lleva su caso no logró llegar a un acuerdo con él. Finalmente, el Gobierno lo trasladó de ciudad y lo llevó a vivir a una residencia de la misma ONG. Hijazi se resiste por el momento a aprender español, cuestión fundamental para que pueda realmente integrarse en España y conseguir un trabajo.

En cuanto a los cubanos, tras las primeras once excarcelaciones, o deportaciones disidentes cubanos, la semana pasada, el preso político Arturo Pérez de Alejo partió hacia Madrid acompañado de su familia. Pérez de Alejo, uno de los 75 opositores encarcelados y condenado a 20 años de prisión en las redadas de la "Primavera Negra" de 2003, viaja en un vuelo regular a la capital española, junto con su esposa e hija, y otros cuatro familiares, confirmó su suegra, quien dijo que Pérez de Alejo y su hija, Moraima León Sabina, le telefonearon desde el aeropuerto internacional 'José Martí', cuando estaban a punto de abordar el avión para viajar a España. Pero explicó que aún quedaron en la isla a la espera de viajar como parte del grupo familiar acompañante de Pérez de Alejo, la hermana de éste, Virginia y tres sobrinos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha anunciado que esta semana está prevista la excarcelación y viaje a España de Manuel Ubals González, Ricardo Enrique Silva Gual, Alfredo Manuel Pulido López, Blas Giraldo Reyes Rodríguez, Jorge Luis González Tanquero, José Ubaldo Izquierdo Hernández, Antonio Ramón Díaz Sánchez y Pérez de Alejo, que irían acompañados de 38 familiares.

Desde el pasado 14 de julio, cuando viajaron el periodista independiente Mijail Bárzaga y el disidente Luis Milán, no se habían producido otras liberaciones y traslados. Después de que se anunciaron las liberaciones de un primer grupo de 20 presos, en Cuba se mantiene un mutismo oficial absoluto, tanto por parte del Gobierno como de la Iglesia católica de la isla, sobre el momento de las excarcelaciones y viajes a España. Los liberados llegan a territorio español tras ser trasladados directamente desde la cárcel 'Combinado del Este' hasta el aeropuerto habanero. El Gobierno de Raúl Castro se ha comprometido a liberar gradualmente en un plazo máximo de cuatro meses a los cincuenta y dos disidentes encarcelados, del grupo de los 75, dentro del proceso del diálogo abierto con la jerarquía de la Iglesia católica de la isla, que apoya España. Ahora se espera que en los próximos días prosigan las salidas de otros ocho presos que completan la lista de nombres facilitada hasta el momento por la Iglesia católica sobre opositores que han aceptado viajar a España al salir de la cárcel.

En cuanto a los presos ya residentes en Madrid, que en un primer momento expresaron su satisfacción, se vienen registrando protestas porque siguen sin disponer del estatuto de refugiado ni otras ventajas a las que aspiran.

Para leer más