Victoria Lafora.- Amigos para siempre

Publicado 25/10/2018 8:01:28CET

MADRID, 25 Oct. (OTR/PRESS) -

La complicidad, los guiños y la coincidencia en la línea ideológica del "nuevo PP" entre Aznar y Casado, se expuso sin complejos en la presentación del último libro del ex presidente. El silencio y el vacío en torno a Rajoy han disparado las alarmas en un sector del partido que no ve con buenos ojos este regreso a las esencias de la derecha pura y dura.

Fue tal el aforo que muchos asistentes se quedaron en la puerta por falta de sillas. Y en la primera fila todos los ex ministros de Aznar a quien hace tiempo no se veían por los salones de la vida política nacional. Fue la evidencia de una fractura en la formación conservadora representada por las diferentes concepciones de dos ex presidentes que en los últimos años no se soportaban.

Pese a que Casado hizo una tímida apelación a su predecesor en Génova 13, afirmando que fue el autor de una "segundo milagro económico", el vacío se palpaba en la sala y ha obligado a Fernando Martinez-Maillo (el que fuera secretario in pectore ante la ausencia de Cospedal dedicada entonces a su cargo en Defensa) a recordar que Rajoy ganó tres elecciones y que hay que "reivindicar todas las etapas del PP".

El toque de atención refleja que las discrepancias son más severas de lo que quieren hacer creer, y que el giro a la derecha de la nueva dirección no tiene tanto que ver con contrarrestar la aparatosa irrupción de VOX en las encuestas como en la convicción de su nuevo líder sobre el lugar que el partido debe ocupar en el espectro político nacional.

El retraso en la designación de candidatos para las próximas municipales y autonómicas tiene que ver con la aznarización del PP y el intento de retirar las caras que recuerden al anterior gobierno. En Andalucía, sin ir más lejos, las nuevas consignas y argumentarios del PP están llevando al candidato y a su equipo a una campaña errática y en exceso efectista. Después de fotografiarse en las puertas de un prostíbulo en Sevilla, para denunciar la afición de altos cargos del PSOE andaluz por el uso indebido de tarjetas de crédito con cargo a dinero público, esta semana se han fotografiado en el mismo lugar donde el equipo de Felipe González se reunió a tomar tortilla para demostrar el tiempo que llevan en el poder en Andalucía.

Pese a que Casado gusta de una sobreexposición pública no parece que Juan Manuel Moreno, el candidato popular, esté acertando con el fondo de sus fotos de campaña. Los "memes" con sus últimos posados inundan las redes sociales. Lo mismo podría decirse del presunto candidato madrileño Ángel Garrido, quien no sabe si tomar una decisión o la contraria en su afán por agradar a la nueva dirección y ganar puntos para ser finalmente nominado.

Demasiada sobreactuación, demasiada sobre exposición del líder, y demasiada indefinición de por donde quiere ir el Partido Popular. Cuando Aznar le preguntó a Casado que cuando iban a ganar las elecciones dio por hecho que era "su partido" el que debería volver a Moncloa. Veremos si todos están de acuerdo con el regreso de la vieja guardia. Por cierto ni una mención a la corrupción...