Publicado 06/12/2021 14:01CET

Twitter reconoce la suspensión por error de cuentas por denuncias coordinadas maliciosas tras su nueva política

Archivo - Logo de Twitter.
Archivo - Logo de Twitter. - TWITTER OFICIAL - Archivo

   MADRID, 6 Dic. (Portaltic/EP) -

   Twitter ha reconocido que ha suspendido por error las cuentas de algunos usuarios que han sido víctimas de la denuncia coordinada y maliciosa, que ha seguido a su nueva política sobre imágenes privadas compartidas sin el consentimiento de la persona que aparece en ellas.

   La nueva política de Twitter, que permite a un usuario denunciar que se ha publicado una fotografía o vídeo suyos sin su consentimiento para que pueda ser eliminada de la plataforma, ha experimentado en sus primeros días de vigencia un abuso de la herramienta de denuncias.

   La compañía ha confirmado a The Washington Post que han suspendido de forma errónea cuentas de usuarios que han sido víctimas de denuncias coordinadas con fines maliciosos. Los afectados han sido periodistas e investigadores contrarios a la extrema derecha.

   Según detalla el medio citado, tras el anuncio de la nueva política el pasado martes, usuarios vinculados con la extrema derecha y el supremacismo blanco instaron a sus seguidores a denunciar cuentas pertenecientes a usuarios que se dedicaban a identificar a miembros de grupos neonazis y a monitorizar a los asistentes a manifestaciones de odio.

   Esto llevó a que la plataforma recibiera una "cantidad significativa" de denuncias maliciosas y a que los equipos de encargados de revisar las denuncias y cumplir la normativa cometieran errores, con hasta una docena de suspensiones erróneas, como reconoció el portavoz de Twitter, Trenton Kennedy.

   La nueva normativa es en realidad una ampliación de la 'política sobre la información privada' de la plataforma, por la que se prohíbe compartir en Internet información privada sobre una persona sin su consentimiento, una práctica conocida como 'doxing'.

   La política extendió su prohibición a las fotografías y los vídeos privados de particulares que se hubieran publicado en la red social sin su consentimiento, dado por el "creciente uso indebido" de estos elementos "como herramienta para acosar, intimidar y revelar las identidades de las personas", explicó la compañía. Sin embargo, no afecta a las imágenes de figuras públicas o individuos que pudieran tener un valor para el interés público.

   La compañía aseguró al medio citado que ya habían corregido los errores y que en un documento interno compartieron una revisión de la política para asegurarse de que se usaba con la intención con la que se había incorporado a las directrices de la plataforma.

Para leer más