Acusado de matar a su esposa preguntó si conocían a alguien para "cargarse" a una mujer

Publicado 21/01/2014 18:00:00CET

CASTELLÓN, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

Dos testigos de nacionalidad rumana han declarado en la segunda sesión del juicio con jurado contra el acusado de matar y emparedar a su mujer que éste les preguntó días antes de los hechos si conocían a alguien que se pudiera "cargar" a una mujer y que ofrecía una recompensa. Ambos han explicado que creían que el procesado estaba "borracho" o no estaba bien, por lo que se lo tomaron a "broma".

Asímismo, otro ciudadano rumano ha señalado que el día de los hechos vio al acusado entrar en su garaje, cargar un armario en su vehículo y salir, para regresar posteriormente.

En la jornada de este martes también ha declarado la mujer que mantenía con el procesado una relación sentimental extramatrimonial, quien ha indicado que cuando le conoció y le preguntó si estaba casado éste se lo negó. Después de muchos meses, le dijo que convivía con una persona pero que no era su mujer.

Según ha señalado, se enteró de que el procesado estaba casado cuando en una ocasión le llamó por equivocación a un teléfono que él le había pedido que no utilizara más y respondió la mujer de éste. "Le dije que cómo podía ser su mujer si él se quedaba a dormir en mi casa, a lo que ésta me dijo que eso era mentira", ha añadido. Tras esta llamada, la mujer pidió explicaciones a su amante y le dijo que no la llamara más "porque para mí sí era importante que estuviera casado".

Posteriormente, tal y como ha relatado la mujer, el procesado fue a visitarla tres días a Andorra, donde éste le aseguró que todo "se solucionaría y que en verano lo tendría arreglado, pues su mujer se había quedado sin trabajo, no la podía dejar en la calle y quería terminar bien con ella".

INCONVENIENTES

Además, ha destacado que el procesado le decía que su mujer le ponía inconvenientes para dejarla y que ésta era capaz de hacer "cualquier cosa" si se separaba, "por lo que le estaba dando tiempo para que lo asumiera". La testigo ha asegurado que el día anterior a los hechos el acusado estuvo en su casa y le dijo que al día siguiente no se verían porque tenía que hacer cosas y que ese fin de semana "ya lo tendría todo arreglado".

La mujer ha destacado que cuando el acusado le informó de que su mujer había desaparecido ella pensó que habían discutido y que se había ido de casa. Además, ha dicho que entre los mensajes que le envió el procesado había uno que decía 'tú ya has ganado'. Así mismo, ha calificado al acusado como un hombre "metódico y calculador. Le gustaba tener todo pensado y todo lo planificaba".

La testigo también ha manifestado que cuando empezó a releer las cartas que le había enviado el acusado antes de los hechos se dio cuenta de que era un "manipulador", pero ha añadido: "cuando te enamoras de alguien lo ves de una manera y no paraba a analizar cómo podía ser en el fondo y todo lo que me decía me lo creía".

La mujer ha relatado que hizo entrega a la Guardia Civil de dos cartas que le remitió el acusado desde la cárcel "porque considero que son muy fuertes". Según ha dicho, "en una de ella me escribía tal y como era él y, en cambio, en la otra, después de preguntarle por qué había matado a su mujer, me explicaba cómo la mató para hacerme daño".

Así mismo, las hermanas de la víctima y unas amigas han asegurado que ésta siempre decía que era "muy feliz" con su marido, al que tenía "en un pedestal", y que nunca les había contado que tuviese problemas en su matrimonio. Una de las hermanas ha resaltado que el día de los hechos coincide con la fecha de aniversario en que se conocieron la víctima y el acusado hace 20 años.

Finalmente, los hijos del acusado han asegurado que tenían muy buena relación con la mujer de su padre. El varón ha reseñado que el acusado era un "buen padre y un buen referente, pues me ha enseñado valores como persona". El juicio continuará ese miércoles con las pruebas periciales.

Para leer más