28 de febrero de 2020
 
Actualizado 06/04/2010 17:40:35 CET

Normalidad en el primer día de clase de los compañeros de Cristina, que ven el suceso como un "caso aislado"

SESEÑA (TOLEDO), 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los alumnos del IES Margarita Salas de Seseña (Toledo) han pasado con "normalidad" y "sensatez" su primer día de clase tras la muerte de su compañera Cristina Martín, que cursaba 1º de ESO en este centro, conscientes de que se trata de un "caso aislado". A las 12.00 horas, alrededor de unas 400 personas, entre alumnos y profesores del instituto, guardaron un minuto de silencio en su memoria.

A las 12.00 horas de hoy, primer día de clase tras el suceso, y tras el entierro y funeral celebrado ayer, la práctica totalidad del instituto se concentró en el patio del centro educativo, al que no pudieron acceder los medios de comunicación, para guardar un minuto de silencio en recuerdo de Cristina.

A primera hora de la mañana, los profesores recibieron una serie de directrices y recomendaciones desde el Departamento de Orientación sobre cómo debían enfocar y tratar el asunto con los alumnos y compañeros de Cristina, recomendándoles que lo "verbalizaran" con ellos y que hablaran del tema abiertamente, según fuentes del centro educativo consultadas por Europa Press.

Así, durante todo el día, alumnos y profesores han abordado la cuestión, que los alumnos han ido comentando con "tranquilidad" y analizando con "sensatez". Según las citadas fuentes, todos han sido muy "sensatos", han hecho numerosas preguntas y han llegado a la conclusión de que se trata de un "caso aislado".

Previamente, uno de los alumnos, Javier, que compartía pupitre con ella, aseguró en declaraciones a Europa Press que Cristina era una persona "normal, no hacía nada mal, nunca se había peleado con nadie y no era conflictiva".

CON UNA FOTO EN EL PUPITRE

Para su compañero hoy será un día difícil, ya que reconoció tener miedo a que los presuntos implicados en su muerte estén "tan campantes en el instituto ahora mismo". "Lo vamos a pasar muy mal", destacó, y comentó que traía una foto de Cristina para ponerla en su pupitre y así tener siempre un recuerdo de ella. "No nos olvidaremos nunca de Cristina", destacó.

"Éramos muy amigos", precisó Javier, quien además aseguró que Cristina y él hacían muchas cosas juntos. Así, aseguró que "una cosa así no la puede hacer una sola persona". Por su parte, otra alumna del centro relató que la detenida pertenecía a una red social y por las fotos que tenía era una niña "muy extraña". "Tenía fotos satánicas, salían manos con las venas cortadas o una madre con su niño lleno de sangre", comentó.

Además, otra alumna del instituto aseguró que Cristina era "muy buena", y que por ello se metían con ella. Asimismo, comentó que nunca había pasado nada en el pueblo y "esto es muy extraño".