821476.1.260.149.20231128152942
Vídeo de la noticia
El Papa con los obispos españoles en el Vaticano - Vatican Media / Zuma Press / Contactophoto
Actualizado: martes, 28 noviembre 2023 17:43

ROMA, 28 (EUROPA PRESS)

El Papa Francisco y los obispos españoles han mantenido una reunión de dos horas en el Vaticano centrada en las conclusiones de la visita a los seminarios españoles realizada por Roma el curso pasado y en ella no se ha abordado específicamente el asunto de los abusos sexuales a menores acaecidos en el seno de la Iglesia española ni el informe del Defensor del Pueblo sobre este tema.

"No se ha tratado específicamente el tema de los abusos, no ha salido", ha asegurado el presidente de la subcomisión del clero de la Conferencia Episcopal Española y obispo auxiliar de Madrid, Jesús Vidal, este martes, durante la rueda de prensa posterior a la reunión con el Pontífice, que ha tenido lugar en la sala nueva del Sínodo en el Vaticano.

En todo caso, los obispos han precisado que en el plan de formación de seminaristas españoles se cuida "toda la dimensión de la psicología" y, precisamente, según han dicho, el Papa les ha pedido formar "hombres muy maduros, enraizados en la persona de Jesucristo, hombres de Dios, pero con los pies en el suelo, amando a Jesucristo y amando esta tierra, y a esta gente que toca, crean o no crean".

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha precisado que el Papa Francisco no les quería dar "un tirón de orejas" por "una cosa muy grave que había pasado en España".

"Quería dialogar con nosotros y escucharnos y que le escuchásemos nosotros. A mí me ha parecido como una continuación de ese camino sinodal que hemos empezado, no era para tirar las orejas y condenar a nadie, sino para hablar, cómo podemos mejorar, porque en el fondo, estamos en un cambio de época muy importante", ha matizado.

Además, preguntado por si no les ha sorprendido que les convoque a Roma solo para hablar de los seminarios, ha reconocido que se podría haber hecho una videoconferencia pero que es "aburridísimo".

"Os cuesta entender, pero creedme, los chicos en la escuela decían, 'por Jesusito, que te digo la verdad', es que no había otra cosa, fue así, y ya está, y claro, dices, ¿y para eso nos ha llamado? Pues sí", ha subrayado Omella, añadiendo que no puede obligar a nadie a creerle y que no miente.

Preguntado por si han tomado alguna decisión sobre el informe pendiente del despacho Cremades & Calvo-Sotelo, Omella se ha remitido a lo que ya dijeron la semana pasada y ha dicho que los obispos tienen previsto reflexionar sobre esta auditoría en su próximo comité ejecutivo, que tendrá lugar poco antes de la fecha a la que se ha comprometido Cremades para entregar el documento final, el 14 de diciembre.

NO HAN HABLADO DEL NUEVO GOBIERNO

Tampoco han hablado durante las dos horas de diálogo con el Papa sobre la política española, según ha precisado Omella. "Es un tema que nadie sabía cuándo iba a salir el nuevo gobierno. La convocatoria que nos hicieron para este encuentro fue en el Sínodo, fue el penúltimo o el último día cuando me entregaron una carta para que la llevase a la Conferencia Episcopal y donde nos citaban para el día 28, mientras tanto se hizo el Gobierno, pero bueno, la vida es así, coinciden cosas", ha precisado el cardenal.

En cualquier caso, Omella considera que "de toda la realidad de España es imposible hablar en una mañana". "Tendríamos que haber estado una semana hablando de todos los temas sociales, políticos, económicos, son tantos, ¿verdad? No, hoy era centrado sobre este tema, sí, solamente", ha insistido.

BAJA NATALIDAD

No obstante, sí han abordado el problema de la "baja natalidad" que "afecta a los seminarios como afecta a las universidades" ya que al haber menos nacimientos, tienen "menos alumnos en el seminario" así como ocurre en la universidad que "tiene menos alumnos y tienen que replantear el futuro, tienen que cerrar o tienen que buscar otra salida".

También han mencionado el tema de la acogida de seminaristas en un contexto en el que hay "muchos inmigrantes", cómo "acogerlos, cómo caminar con ellos, cómo formarlos" y prepararlos para que se vayan "al tercer mundo, de donde vienen ellos o de otro país".

Así, los obispos han insistido en que el diálogo se ha centrado en temas como la formación en los seminarios, la experiencia pastoral de los seminaristas o la importancia de las diversas dimensiones de la formación (pastoral, espiritual, teológica o humana).

El secretario general de la Conferencia Episcopal, Francisco César García Magán, ha precisado que ha sido "una conversación extensa, interesante, muy cordial, muy fraterna". Posteriormente, los 74 obispos que han acudido al Vaticano han recibido el documento de trabajo elaborado por el Dicasterio para el Clero.

El encuentro ha comenzado a las 8:00 horas con un tiempo de oración dirigido por el predicador de la Casa Pontificia, el cardenal Cantalamessa, quien hizo una meditación, en el transcurso de la cual, se ha unido el Papa Francisco. Tras la meditación, Omella ha dirigido un saludo al Pontífice y ha comenzado el diálogo de más de dos horas.

Tras un descanso, ha tenido lugar la reunión con los miembros del Dicasterio que han trasladado a los obispos españoles las conclusiones del documento de trabajo con recomendaciones para "formar sacerdotes misioneros para una Iglesia en salida". Como obispo referente para este proceso de impulso de la formación en los seminarios, se ha nombrado a Jesús Vidal.

El documento de trabajo ha destacado algunos de los criterios que señala la 'Ratio fundamentalis' de los seminarios --que, según García Magán, ha sido valorada "muy positivamente" por los miembros del Dicasterio-- y que requiere que, en los próximos años, se afronte este proyecto "con flexibilidad, sin rigores, adaptando a las circunstancias de cada provincia eclesiástica, diócesis".

Los responsables del Dicasterio han manifestado su disponibilidad a colaborar con el desarrollo de estas medidas en las diversas diócesis y seminarios. Según han dicho los prelados, ahora tendrán que leer el documento completo y se han dado un tiempo de tres años para ir poniendo en práctica todas las indicaciones.

En España hay erigidos 86 seminarios, distribuidos en diversas casas de formación. Hay un seminario interdiocesano en Cataluña, 14 seminarios que acogen en sus casas de formación a seminaristas de otras diócesis, y 40 seminarios que acogen a sus propios seminaristas. De estos 40, un total de 29 son de las diócesis y 15 son seminarios Redemptoris Mater. Hay también una comunidad de formación de una realidad eclesial de ámbito diocesano.

Preguntados sobre la unificación de los seminarios, los prelados han indicado que el Papa les ha animado a "seguir en el camino" en el que ya están, y han destacado que "aproximadamente la mitad de las diócesis españolas o algo más ya tienen experiencia de colaboración en la formación para los candidatos al sacerdocio".

Además, Omella ha dicho que España ha tenido "una realidad muy compleja" porque por ejemplo, en diócesis con seminarios con capacidad para mil seminaristas, de pronto se ha pasado a 15, o en otras diócesis más pequeñas, a "uno o dos". Así, Omella ha apuntado que "probablemente" se "reagruparán" algunos seminarios. Si bien, ha dicho que tendrán que ir discerniendo sobre esta realidad numérica porque tampoco descarta que pueda haber una "explosión vocacional".

Por otro lado, sobre la salud del Papa, que estos días ha estado enfermo por una infección respiratoria, Omella ha salido de la reunión con la impresión de que Francisco está "más sano" que ellos porque "en dos horas y pico no ha tosido ni una sola vez".

Por otra parte, preguntados por si han aprovechado la visita para invitar al Papa a visitar España, Omella ha dicho que "ojalá" fuese a España porque es "un revulsivo" para impulsar vocaciones, pero el cardenal ha reconocido que Francisco "no puede ir todos los días a todos los países del mundo para hacer esos revulsivos".