Actualizado 04/12/2020 14:50 CET

Propuestas para redescubrir la gastronomía de Madrid durante el Puente de la Inmaculada

Brunch del Café Comercial, en Madrid
Brunch del Café Comercial, en Madrid - CAFÉ COMERCIAL - Archivo

   MADRID, 4 Dic. (EP TURISMO) -

   Llega el Puente de la Inmaculada, donde los madrileños aprovecharán durante estos cuatro días para pasear por las calles iluminadas de la capital, hacer las compras navideñas, comprar adornos en el mercado de Navidad de la Plaza Mayor para el Belén de este año y disfrutar con responsabilidad de la gastronomía madrileña, que lucirá sus mejores galas en estos días.

   Nada mejor que tras dar un paseo bajo las coloridas luces navideñas, diseñadas por Juan Duyos, que acercarse a una de las novedades gastronómicas de la capital como Papúa (Plaza Colón, 4), donde disfrutar de un cóctel en su animada coctelería o dejarse seducir por algunos de los platos diseñados por el chef Andrés Castaño, que emprende andadura tras ser la mano derecha de Aurelio Morales (Cebo).

   En su carta desde platos para compartir como su ensalada César en rolls con 'air Parmesano' y lima o su pasión por el foie, donde encontramos desde la fruta de la pasión rellena de mousse de foie caramelizada a platos como el arroz bombita al 'beurre blanc' con espárragos blancos y verdes y emulsión de jugo de ave asado o el Steak tartar 'Jules Verne'. Y dejar un hueco para el postre para degustar su queso payoyo horneada con violeta de Madrid.

   Otra opción es Media Ración, restaurante del hotel boutique URSO Hotel & Spa (c/Beneficencia, 15) en la zona de las Salesas, donde la mejor opción pasa por disfrutar de la cocina de temporada, como sus callos Cuenllas, que pueden pedirse además con huevo frito y patatas, o las verdinas con bogavante y rape, así como de su ensaladilla rusa o la raya escabechada, entre otros platos.

   Para los que quieran disfrutar de la cocina asiática, una opción es visitar durante este puente alguna de las sedes de Sr. Ito (c/Pelayo, 60 y c/Trafalgar, 7), donde atreverse con su fusión de texturas y sabores que te hacen viajar con platos como el tiradito de corvina, las kabochas de calabaza y las gyozas, joya del grupo, de rabo de toro con crema de huevo y foie o las de butifarra. También hay que degustar sus baos, o los nigiris, como el de pez mantequilla con ajo negro y trufa, los rolls, donde destaca el Midori Roll, con espárrago tempurizado, aguacate, shitake dulce y tofu, entre otros.

   Para los que quieran acompañar con buenas vistas del centro de la capital esa hora de la comida o del aperitivo, una buena opción es La Terraza del Santo Domingo (San Bernardo, 1), acristalada y con un jardín colgante, un escenario ideal para compartir alguno de sus platos como la fritura de tallarines de calamar andaluza y alioli de cebollino, las costillas cocinadas a baja temperatura con crema de patata y salsa teriyaki o su hamburguesa de costillar a baja temperatura.

  

 Los paladares más clásicos pueden acercarse a la casa de comidas con vocación gastronómica y alma de 'wine bar', Sagrario Tradición (Plaza de Valparaíso, 3), el nuevo proyecto de Nicolás Marcos en la capital. Un concepto centrado en una buena materia prima y preparaciones tradicionales, donde degustar sus embutidos caseros, las croquetas de cecina y entraña de vaca, los torreznos, que se acompañan con piparras y cebolleta, sus callos a la madrileña o unas inhabituales ancas de rana con pisto y huevo frito, entre otras opciones.

   Y los que busquen maridar cócteles y gastronomía en un ambiente secreto y clandestino durante este puente, nada mejor que sumergirse en el universo de la 'Divina Comedia' de Dante en Kave (Salustiano Olózaga, 15), donde 'pecar' en el infierno con cócteles inspirados en los pecados capitales (avaricia, soberbia o ira) para pasar por el pasillo del Purgatorio para alcanzar el anhelado Paraíso, donde poder tomar una copa maridada con foie, conservas u ostras.

  

 Para los que quieran disfrutar de un mercadillo navideño diferente y en vez de degustar un tradicional vino caliente, hacerlo de un 'hotgin'. La terraza Tayrona de la Casa América, que se ha convertido en el Beefeater Xmas Market hasta este sábado, luce navideña con un mercadillo al aire libre, donde disfrutar de música en vivo, compartir buenos momentos al lado de la chimenea, mientras se bebe alguno de los cócteles diseñados para la ocasión como el Gin-Ger Apple, el Fancy Tea o el Pink Indulgence.

TIEMPO DE BRUNCHS

   Los 'brunch lovers' pueden aprovechar estos días festivos en la capital madrileña para disfrutar de los numerosos 'brunchs' de hoteles y restaurantes en la ciudad.

   En Coquetto Bar (C/Fortuny, 2), el último proyecto de los hermanos Sandoval, se transforma cada domingo en 'The Table Brunch', su formato más dinámico y divertido, donde degustar algunos de sus entrantes como los icónicos huevos benedictinos o la ensalada de aguacate escabechado, un principal a elegir, entre los que figuran la ventresca de atún a la brasa o el lomo de rubia gallega, para cerrar con un postre como las milhojas de crema y las fresas escabechadas, y bebida.

   Por su parte, el icónico Café Comercial (Glorieta de Bilbao, 7) ofrece el fin de semana una selección de bollería francesa y pan con mantequilla o mermelada, que continúa con una serie de platos a compartir, donde el huevo es el rey: fritos con bacon y patatas risoladas, revueltos con champiñón y queso pecorino, o los imprescindibles Benedictine, servidos con salmón y aguacate pasado por la parrilla o con pastrami casero y parmesano. Además de principales como la burrata con tomate ibérico, el carpaccio de frutas, pancakes con fresas, helado de manzana y sirope de arce, o su mítica cheeseburger. Todo ello, acompañado de café, té o chocolate y zumo de naranja natural.

   Una buena opción con vistas a los tejados madrileños es la de la terraza del Room Mate Oscar (Plaza Pedro Zerolo, 12), donde los sábados, entre las 12.30 horas y 15.30 horas, se puede disfrutar de un 'brunch' que incluye un cóctel de bienvenida, bollería, panes y embutidos ibéricos y quesos, propuestas saladas como huevos benedictinos o tacos de cochinita pibil, y postres, entre elegir entre carrot cake o brownie con helado de vainilla, entre otros.

   Un 'brunch' más ibérico llega de la mano de Casa Orellana (C/Orellana, 6), donde el protagonista es el embutido seleccionado de Carrasco Ibéricos. Así, se inicia con un mollete de paletilla ibérica, al que le siguen unos huevos fritos con su puntilla, patatas panadera y paletilla ibérica de bellota o chichas de salchichón ibérico. Para acompañar, los comensales pueden elegir bebidas como zumo de naranja, café, vermut, cerveza, vino o champán.

Para leer más