El Consejo de Administración de Cajasol aprueba el contrato de integración en el SIP de Banca Cívica

Actualizado 07/12/2010 21:08:42 CET

SEVILLA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El consejo extraordinario de Cajasol celebrado este martes en Sevilla ha aprobado la incorporación de la entidad andaluza al Sistema Institucional de Protección (SIP) Banca Cívica, integrado por Caja Navarra, Caja Canarias, y Caja Burgos. La aprobación se ha producido con la abstención de CCOO y los votos en contra de UGT.

No obstante, y según informa Cajasol, el consejo ha dado el visto bueno al contrato de integración en Banca Cívica, que posteriormente deberá ratificar y aprobar definitivamente la asamblea general de la entidad, que prevé aprobar en sesión extraordinaria el próximo 27 de diciembre su incorporación al Grupo. De este modo, Cajasol entra en el SIP con una cuota del 29,1 por ciento, Caja Navarra otra del 29,1 por ciento, Caja Canarias un 21,3 por ciento y Caja de Burgos un 20,5 por ciento.

Esta aprobación por parte del consejo de Cajasol se produce después de que el pasado viernes, día 3 de diciembre, se celebrara una sesión monográfica en la que un grupo de analistas y expertos financieros, informaran del contenido de la operación y de su valor para la entidad andaluza.

Según explicaron los expertos al Consejo de Cajasol, el avanzado desarrollo del SIP de Banca Cívica tanto desde el punto de vista financiero, como organizativo, operativo y tecnológico, permitirá a la entidad andaluza una rápida adaptación al mismo en un corto plazo de tiempo. Además, la sede social del grupo bancario estará en Sevilla, un aspecto importante en este proceso.

Asimismo, en el Consejo, se informó de cómo quedarán constituidos y funciones de los diferentes órganos de gobierno de Banca Cívica bajo la copresidencia de Antonio Pulido y Enrique Goñi.

PULIDO, PRESIDENTE DEL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN

De este modo, Antonio Pulido será presidente del consejo de administración, vicepresidente de la Comisión ejecutiva, presidente y consejero delegado de la Corporación Industrial, y presidente de la Junta General de accionistas de Banca Cívica Por su parte, Enrique Goñi será vicepresidente primero del Consejo de Administración, presidente de la Comisión ejecutiva, y consejero delegado del grupo bancario.

Los mandatos de las copresidencias serán efectivos por períodos de cinco años, con la mayoría reforzada de los derechos de voto. Los Presidentes de Caja Canarias, Caja Burgos y Caja Navarra ocuparán cada uno de ellos una vicepresidencia del Consejo de Administración, así como otra vicepresidencia por parte de uno de los consejeros que provengan de Cajasol.

Asimismo, según el informe presentado al Consejo de Administración, quedan delimitadas las denominadas Materias Reservadas del Consejo que requerirán mayorías reforzadas para su aprobación. La Comisión ejecutiva estará compuesta por dos consejeros procedentes de cada Caja más el presidente del Consejo y Vicepresidente primero del Consejo.

El Grupo Banca Cívica se constituye por 15 años, convirtiéndose en definitivo a partir de ese plazo, dejando abierta la posible incorporación de otras Cajas durante el proceso de integración. Además, se establece una posible incorporación futura de hasta un 40 por ciento del capital social de Banca Cívica de nuevos socios inversores que no sean Cajas.

AFRONTAR RETOS

Según expuso el grupo de expertos al Consejo, se trata de una operación óptima para ambas partes la integración de Cajasol y Banca Cívica permite afrontar con mayores garantías los retos que se plantean para el sistema financiero español al tratarse de entidades muy complementarias con un gran potencial de aportación de valor.

Con la incorporación de Cajasol a Banca Cívica, se constituye una entidad líder en el mapa bancario español con un tamaño superior a los 75.000 millones de euros, con un modelo bancario diferenciado, situándose como la décima entidad en el ranking del sector financiero español.

Tras la entrada de Cajasol en el SIP, éste verá incrementada su solvencia y su nivel de liquidez de forma sustancial. Su base de clientes tendrá una presencia destacada en la mayor parte del territorio nacional. Según se subrayó en el Consejo, se trata de un modelo de integración equilibrado que permite a Cajasol centralizar en Banca Cívica las estrategias de negocios, política de riesgos, estructuras financieras, y solvencia, así como consolidar contablemente a través de la nueva ficha bancaria. Esta sociedad central tendrá entre sus funciones además la interlocución del Grupo con los reguladores, supervisores y autoridades e instancias de representación pública.

PERSONALIDAD JURÍDICA

Al mismo tiempo, a Cajasol la integración le permite el control y mantenimiento del negocio de banca territorial en sus zonas de implantación actual, el mantenimiento de la personalidad jurídica, y la continuidad de la Obra Social y Fundación con la adaptación progresiva al modelo Banca Cívica.

Las principales sinergias positivas de la operación proporcionarán a las Cajas integradas una relevante reducción de gastos generales de administración como consecuencia de la mayor dimensión alcanzada. En este sentido el SIP prevé alrededor de cerca de 200 millones de euros de ahorros anuales, con 550 millones de costes de reestructuración.