Piden que no se "ignore" a las 229.000 personas en contra de la suelta de la Gata Negra

Suelta de la Gata Negra de Carasa
CHANGE.ORG
Publicado 16/08/2018 10:18:36CET

SANTANDER, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El colectivo Acción Para el Respeto Animal ha pedido que no se "ignore" a las más de 229.000 personas que, a fecha de hoy, jueves 16 de agosto, han firmado en contra de 'La Suelta de la Gata Negra de Carasa', que se celebra esta jornada, y desde hace 541 años, en esta localidad de la Junta de Voto.

Las rúbricas se han recogido en la campaña promovida por ARA en la plataforma change.org, y con ellas se pide que el evento -un ritual único en España, de carácter agrícola y carnavalesco- se adapte al siglo XXI o, en caso contrario, sea prohibido.

"Ya no estamos en 1477, donde reinaba la superchería y se creía que los gatos negros tenían poderes sobrenaturales", apunta el colectivo a propósito del festejo, que se remota a ese año, en el que una sequía asolaba y amenazaba las cosechas de Carasa. Según la leyenda, el alcalde de la época trajo una gata negra en procesión que tenía fama de tener poderes. Al soltarla, se fue hacia la mies y, como si de un milagro se tratase, las cosechas mejoraron.

Pero ARA sostiene que la Edad Media fue una época de "oscurantismo", por lo que no se pueden "seguir manteniendo tradiciones, sean cuales sean, sin mayor análisis. Los tiempos cambian y eso hace que no todas las tradiciones encajen", apunta el colectivo.

En este sentido, recuerda que en 2002 se prohibió lanzar la cabra del campanario en Manganeses de la Polvorosa (Zamora), en 2009 se hizo lo propio con lanzar dardos al toro en Coria (Cáceres) y en 2016 se eliminó el alanceamiento del toro en Tordesillas (Valladolid).

Además, han sido adaptadas otras fiestas, como la suelta de patos en el Puerto de Sagunto (Valencia) -se hace con patos de goma- o las carreras de burros de Vitoria-Gasteiz, que han sido sustituidas por barricas de vino.

En consecuencia, Acción Respeto Animal concluye que La Suelta de la Gata Negra de Carasa "debe adaptarse al siglo en el que vivimos y a la legalidad vigente".

Su portavoz, Ana Moreno, considera que este espectáculo "ya no tiene cabida en estos tiempos, ni legal ni éticamente". Así, no entiende que la presidenta de la Junta Vecinal de Carasa, Sheila Pérez (PRC), y el alcalde de Voto, José Luis Trueba (PP), "quieran seguir alargado este sinsentido", con el consiguiente "perjuicio" para el municipio.

Recuerda al respecto la proposición de Ley de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales de compañía para eliminar la cosificación jurídica de estos, para que sean considerados como seres vivos dotados de sensibilidad, algo "incompatible" con la tradición de 'La Suelta de la Gata Negra de Carasa'.

"Esperamos que hoy sea el primer año de una nueva etapa, donde un gato de carne y hueso no tenga que sufrir para llevar a cabo una traición, y que el municipio de Voto sea conocido por sus múltiples virtudes y patrimonio, no por un lamentable hecho que tiene un fin anunciado", desea para finalizar ARA.