Experto afirma que si España quiere competir con Stanford "tiene que ofrecer la mejor formación online"

Actualizado 15/09/2014 18:14:04 CET

Augura que "las universidades van a terminar especializándose, y fruto de esa especialización vendrá la internacionalización"

SANTANDER, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El profesor asociado de la Universidad de Cantabria (UC) y cofundador de la empresa tecnológica cántabra Conceptual KLT, Pablo María de Castro, cree que si la universidad española quiere llegar al mercado universitario internacional y competir con las mejores del mundo, como Stanford (Estados Unidos), "tiene que llegar a través de las nuevas tecnologías y ofrecer la mejor formación online posible" que le "permita combinarla" con la presencial.

En su opinión, en unos años el panorama universitario español "muy probablemente quede reducido a muchas menos universidades de las que tenemos hoy" y "habrá muchísima más especialización". "De alguna manera, las universidades van a terminar especializándose, y fruto de esa especialización vendrá la internacionalización", vaticina.

En una entrevista concedida a Europa Press con motivo del encuentro 'Smart University 2.0: explorando los grandes retos de la educación superior', que dirigió la semana pasada durante los Cursos Avanzados de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), afirma que "una de las asignaturas pendientes" de la universidad es cómo el profesorado "utiliza las tecnologías digitales para dar una vuelta a las clases", de tal forma que "sirvan para el debate, la discusión y las experiencias prácticas".

Así, en esta sexta edición del encuentro se ha evaluado si en los últimos años la universidad española y la educación superior "se ha transformado o no" con el uso de las nuevas tecnologías como las TICs, la web 2.0, el 'big data' --gestión de grandes cantidades de datos-- o los cursos masivos online (MOOCs, por sus siglas en inglés), si "realmente hacemos las cosas de manera diferente" en la formación de los alumnos y también en la investigación.

En este sentido, asegura que las universidades son, "sin ninguna duda, cada vez más conscientes de que tienen que abrazar" este tipo de tecnologías. La prueba es, en su opinión, la asistencia en este encuentro de representantes de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y de profesores de centros universitarios de todo el país, que tienen "el gran reto de entender la nueva economía, la economía digital".

"SE TRATA DE CAMBIAR EL MODELO TOTALMENTE"

De Castro incide en los MOOCs, unos cursos que "pueden ser seguidos por más de 100.000 personas simultáneamente" y con los que desde hace dos años y medio se intenta que el conocimiento se extienda "y pueda llegar a universalizarse". "En dos años y medio sí que hemos visto que se ha avanzado de manera radical en las plataformas tecnológicas, que hace dos años y medio eran incipientes y hoy en día se han ido mejorando", comenta.

De esta forma, ha citado algunas de estas plataformas, como 'edX' --del Instituto Tecnológico de Massachusetts (Estados Unidos)--, 'Coursera' -de la Universidad de Stanford-- o 'Miriada X' --de Telefónica y Universia--, que cuentan con "millones de alumnos" que han asistido a los diferentes cursos que se ofertan.

En cuanto al formato de estos cursos online masivos, explica que se trata de "muchas píldoras" de dos o tres minutos de duración "como máximo" con las que "se trata de cambiar el modelo totalmente", lo que, en su opinión, se va a poder conseguir porque estos mismos cursos online masivos se analizan mediante el 'big data', obteniendo datos del uso de las nuevas tecnologías, así como de cuándo dejan de utilizarse.

"No puedes mantener la atención de una persona de manera continuada durante 45 minutos --como en las clases presenciales, a las que este método complementa y no sustituye, según ha aclarado De Castro--. Y menos de un alumno que tiene múltiples distracciones en casa", comenta. Por ello, ha afirma que los criterios de un MOOCs deben ser "diferentes" a los criterios con los que se organizan las clases en las aulas.

En segundo término, defiende que para "enganchar" a los alumnos hay que "introducir el juego, introducir pasos progresivos que permitan que el alumno o el seguidor de un determinado curso tenga el reto de seguir avanzando", pasando una serie de pruebas que se comparten con otros internautas porque "a la vez se compite y se colabora" con los demás alumnos.

"LA UNIVERSIDAD Y LOS PROFESORES DEBEN SALIR DE SU ZONA DE CONFORT"

Igualmente, piensa que la gente "se está dando cuenta de que las universidades y los profesores deben salir de la zona de confort" y esto "significa que no podemos seguir haciendo las cosas como las hacíamos". Por eso, ha reivindica que una clase de un curso masivo online "no debe tener el mismo formato que una clase tradicional", sino que debe haber un feedback "completo" de información entre alumnos y profesores.

"No se trata de coger y empaquetar el contenido de una clase magistral de las que damos todos los días en las aulas, ponerlas en un vídeo y pensar que ya hemos hecho un curso masivo online. Tenemos que adaptar el método para conseguir que los alumnos que estén en casa permanezcan continuamente conectados", manifiesta al tiempo que ha precisado que estos cursos están implantados en el resto de universidades europeas, americanas y asiáticas.

De Castro también ha señalado que el nivel tecnológico de las universidades españolas que han implementado los MOOCs es "bastante avanzado" --hay más de un centenar en castellano, según ha precisado-- y que el reto es que la parte tecnológica "sea acompañada de la integración de los alumnos y los profesores".

"Y en eso yo creo que también se está avanzando de forma importante, aunque, dado que estamos reinventando de alguna manera la forma en que trabaja la universidad, todavía nos queda muchísimo por aprender", relata.

"Este es un tren que las universidades españolas no han perdido todavía. Todavía estamos a tiempo porque se están haciendo muchas cosas, hay bastantes iniciativas de prácticamente todas las universidades de España. Yo creo que es para ser optimistas en este sentido", manifiesta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies